TOP 10 CRECIMIENTO 2018

LIBIA: La Primavera Árabe, la caída de Gadafi (2011) y la guerra civil destrozó a la economía del país árabe que perdió dos tercios de su PBI (para tener una referencia, en 2002 Argentina perdió un 10%). Recién en 2017, la economía comenzó a crecer de nuevo y, en gran medida, por un efecto rebote. El único genuino driver del crecimiento es el petróleo. Y para ser más preciso, el incremento del precio del crudo principal y casi único producto de exportación. El alto crecimiento puede verse amenazado, en el mediano plazo, por una tasa de inflación que ronda el 30% anual.

ETIOPÍA: En este país del Este de África, los drivers son los servicios y la agricultura. El Banco Mundial estimó que la mitad del crecimiento del PBI – que se dio entre 2004 y 2014 – se explica por la hotelería y el transporte. En cambio la agricultura lideró las exportaciones, encabezadas por granos de café, té y especias. Dichos cultivos pudieron mejorar gracias a la introducción de nuevas semillas y fertilizantes químicos. La inversión extranjera directa (IED) también contribuyó: se establecieron General Electric, Standard Bank Group y cientos de empresas chinas en busca de materias primas.

COSTA DE MARFIL: La nación del Oeste de África, está ejecutando el “Plan Nacional de Desarrollo 2016-2020” que destina cuantiosas inversiones a la infraestructura (electricidad, agua, autopistas, caminos, energía renovable, etc.). Se espera que los privados contribuyan con el 40% de la financiación del Plan, mientras que el Estado aporta el 60%. También se están impulsando descuentos tributarios para las empresas que inviertan en las áreas periféricas del país o para aquellas que emprendan la industrialización de materias primas (caso cacao). Las exportaciones están encabezadas por los granos de cacao, las preparaciones de cacao y el caucho.

INDIA: En 2014, Narendra Modi lanzó una serie de reformas denominadas “Make in India”. El objetivo es acelerar el crecimiento (especialmente en el sector industrial) a través de la inversión en infraestructura y en la desregulación de mercados. Luego de dos costosas reformas (la creación de un nuevo impuesto y el retiro forzoso de billetes como forma de combatir la evasión tributaria), la economía aceleró su crecimiento en 2017. Los drivers son el consumo y la recuperación de la demanda de los campesinos; razonable dado el enorme mercado interno y la todavía numerosa población rural de India. A diferencia de los casos analizados, India presenta una diversificada canasta de exportaciones (tanto en mercaderías como en servicios) y su mercado interno juega más fuerte.

RUANDA: Ubicada en el Centro de África; la diminuta nación ha mejorado sus índice económicos, haciéndose así más atractiva a la inversión extranjera. Ocupa el 41° puesto de los 190 que conforman el ranking “Doing Business” (que califica la facilidad para hacer negocios) y en el 48° de los 180 que componen el Índice de Percepción de la Corrupción del Sector Público. De esta forma, entre 2005-2016, creció a una tasa promedio del 5,2% (solo superada en África por Etiopía). No obstante y como en muchos otros casos del TOP 10, su economía es mayoritariamente rural y casi que no está industrializada. Sus principales exportaciones son los minerales (estaño, escoria, etc.) y productos agrícolas (té, el café, especias, etc.).

BUTÁN: Se encuentra en la Cordillera del Himalaya, entre India y China. El crecimiento económico de últimos años del Reino, le está por permitir ser el 1° país asiático que abandonaría la categoría de “País Menos Desarrollado”. El éxito se explica por la energía eléctrica que produce en sus represas y que constituyen el 20% del PBI (algo así como si Yacyreta equivaldría a la Provincia de Buenos Aires). Lógicamente esta energía sobrepasa el consumo nacional y es exportada a India. Dentro del sector servicios, ventas minoristas y turismo están creciendo significativamente. No obstante, el 60% de la vive de la agricultura o de la explotación de sus bosques. Luego de la electricidad, sus principales exportaciones son hierro, acero y combustibles minerales.

SENEGAL: Aquí los drivers son la agricultura, los servicios y el turismo. No obstante, su mayor fuente de divisas son las remesas que envían los senegaleses radicados en el extranjero. Dakar, la capital, está buscando convertirse en un “hub” logístico. Posee uno de los puertos más activos de África. Se espera que con el flamante aeropuerto – construido cerca del puerto – y con el establecimiento de un parque industrial, puedan potenciar su perfil logístico. Sus principales exportaciones de mercaderías son químicos inorgánicos, pesca y piedras preciosas.

BANGLADESH: Por 7° año consecutivo crecerá a más del 6%. Dos factores dinamizan su economía. En primer lugar, el liderazgo de la industria textil (14% de su PBI y el 80% de sus exportaciones). Bangladesh es el 2° exportador global de textiles, solo por detrás de China. El boom de los textiles es casi casual y se explica por dos motivos azarosos: 1) La ley de regulación laboral – la “Industrial Disputes Act” – fue sancionada en 1947, poco antes de la independencia del Subcontinente Indio. Inmediatamente, Bangladesh pasó a ser parte de Pakistán, quien anuló dicha ley, Bangladesh “perdió” su regulación laboral y desde entonces tuvo un mercado laboral flexible. 2) En la década de 1970, empresas coreanas se instalaron en Bangladesh para poder eludir las cuotas de importación que EE.UU. les había impuesto. En la actualidad, muy fácilmente podemos encontrar la leyenda “Made in Bangladesh”, en casi cualquier tienda de ropa. En segundo lugar, se destaca el rol activo de las ONG’s que en la práctica se han transformado en un “Estado Paralelo” allí donde los servicios básicos no llegan (especialmente en educación y salud). De esta forma, Bangladesh posee mejores índices humanos que países como India y Pakistán.

MACAO: Se la conoce como el “Las Vegas de Asia” y es una analogía apropiada ya que la ex colonia portuguesa vive de los casinos y la hotelería. En 2017, las exportaciones de ambos rubros (es decir, el dinero que los extranjeros volcaron en “maquinitas” y hoteles) crecieron un 16% y 15%, respectivamente. Y las ganancias de los casinos, crecieron un 19%. Pero el liderazgo casi monopólico de Macao, tiene competencia: La Ciudad Estado de Singapur también se posiciona y, en los últimos años, Vietnam y Filipinas salieron a promover sus casinos. No obstante, Macao puede contraatacar gracias a su privilegiada geografía económica. La ciudad se encuentra en una de las zonas más dinámicas de China: el Valle del Rio de la Perla; donde se encuentran las primeras ciudades en beneficiarse de la Reforma Económica, una población de 60 millones de habitantes y el 9% del PBI de China. Si eso no fuera suficiente, Beijing y la Provincia de Guangdong están cerca de inaugurar importantes obras de infraestructura. 1) una autopista-puente de 55 km que conectará a Macao con Hong Kong y Zhuhai (en China continental). Y 2) un tren de alta velocidad que atravesará 140 km y unirá Macao-Hong Kong-Shenzhen. Nota: el principal producto de exportación son los relojes y piezas de relojería.

CAMBOYA: El crecimiento está siendo impulsado por la construcción, el turismo y la industria textil que encabezada las exportaciones (totalizando un 78%). Pero en una demostración de diversificación económica, las exportaciones de industrias intensivas en capital también están creciendo. Maquinaria eléctrica, auto-partes y electrónicos constituyen ya el 5% de las exportaciones. De esta forma, Camboya abandona las actividades intensivas en mano de obra y escala en la cadena global de valor. En menor medida, se encuentran las exportaciones agrícolas (cereales) y las mineras (piedras preciosas).

Back to Top