Presentación de la “Revista RACEI, nuevas perspectivas en Relaciones Internacionales”

12189570_1031148220270257_4977312270997728973_n

El martes 27 de octubre se llevó a cabo la presentación de la “Revista RACEI, nuevas perspectivas en Relaciones Internacionales” en la Universidad Abierta Interamericana (UAI), con apoyo de la Fundación Konrad Adenauer (KAS).

Estuvieron presentes Susana Durán Sáenz, Directora de las Carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UAI, Eduardo Diez, Director Ejecutivo de RACEI y Matías Battaglia, representante de UAI en RACEI.

El evento inició con las palabras de bienvenida de la Directora de Carrera, quien destacó la necesidad de realizar mayor cantidad de actividades conjuntas entre la RACEI y la Universidad. Asimismo, se expresó sobre las líneas de investigación y publicaciones que se realizaron durante el año en curso por los diferentes académicos pertenecientes a la institución.

En segundo lugar expuso Eduardo Diez, presentó a la RACEI, explicando sus orígenes en 2013, los miembros que forman a la RACEI y finalmente, los diversos proyectos recientes que se han realizado y los que se prevén en el futuro cercano. Entre los eventos más importantes efectuados se encuentran los eventos “Política Exterior Argentina reciente: aciertos y desaciertos” y Política Exterior del Próximo Gobierno.

Del mismo modo destacó los incentivos para la investigación y formación profesional, citando entre otros la “Beca RACEI para Seminario de Posgrado sobre Política Exterior de los EEUU y su relación con América Latina”, la Beca RACEI-UCES para Maestría en Diplomacia y Política Exterior y la Beca RACEI-UCEMA para la Maestria En Estudios Internacionales. Asimismo, presentó a la Revista de la RACEI, que abarca temas diversos de las Relaciones Internacionales, desde temas de actualidad internacional hasta Política Exterior argentina.

Finalmente expuso Matías Battaglia, uno de los autores del 3° número de la Revista RACEI, sobre la “Política Exterior y Regímenes de No Proliferación”.

12186755_786152194844517_5292670597135488036_o

Expuso la importancia que tienen los diferentes Regímenes de No Proliferación para proteger los desarrollos de alta tecnología argentinos (espacial y nuclear) y por qué la protección de estos sectores es crucial para que Argentina logre convertirse en un País Desarrollado.

El autor explicó que la mayor problemática que tienen los Países en Desarrollo hoy día, incluida la Argentina, es la “Trampa del Ingreso Medio”. Dicha trampa tiene como particularidad que los países que la padecen “disponen” de industria pero aun así no llegan nunca a evolucionar al ingreso alto. Por el contrario, crecen aceleradamente desde niveles bajos de ingresos pero en un punto (de ingreso medio) el grado de calidad de vida de sus habitantes y sus industrias se estancan. Y en el plano tecnológico se evidencia que los diferentes sectores dejan de invertir en nuevos desarrollos, estancando al país en esa materia.

En resumidas cuentas esto se explica porque las ventajas que ofrecía el país al inicio de la industrialización (cuando tenía costos bajos y una gran mano de obra desempleada) se van erosionando, ya que cada vez las importaciones de insumos industriales son más y generan una crisis de balanza de pago, y los salarios van creciendo hasta un punto en donde el inversor no ve conveniente.
Los diferentes análisis de Bancos de Desarrollo explican que para salir de la “Trampa” se debe generar tecnología local. Aquí entra en juego el papel de los Regímenes Internacionales de No Proliferación.

El argumento desde el que parte el autor es que en los Países en Desarrollo los sectores generadores de alta tecnología se vinculan a las “industrias estratégicas”: espacial, nuclear y de defensa. Clara evidencia de ello es por ejemplo, que tecnológicamente Argentina es reconocida por INVAP, Sudáfrica por DENEL e Indonesia por PT Dirgantara. Si bien hay empresas “civiles” que han hecho desarrollos tecnológicos relevantes, como Techint, la realidad es que la innovación suele partir de estos sectores.

Pero el problema que tienen tales sectores es que por ser sensibles deben están sometidos a regulaciones internacionales y no cumplir con las mismas pueden generar que el país pierda el acceso a bienes básicos para continuar desarrollando satélites, reactores de investigación, etc.

Los dos regímenes más importantes a tener en cuenta son: Régimen de Control de Tecnologías Misilísticas (MTCR) y el Grupo de Proveedores Nucleares (NSG), ya que afectan más directamente a la política nuclear y espacial argentina.

Entonces, la participación en tales grupos permite a la Argentina negociar de mejor manera ante el mundo, ya que forma parte aproximadamente del 10% de los países que disponen de conocimientos avanzados en esas materias.

Mediante una diplomacia formada y dinámica, el país puede evitar nuevas regulaciones tendientes a fomentar la entrega de productos “llave en mano” (es decir, el vendedor sólo enseña al comprador cómo usar la tecnología pero no a producirla) y por otro lado, se garantiza el fácil acceso a bienes críticos como agua pesada o partes y piezas de vectores.

Entonces, si la clave para para superar la “Trampa del Ingreso Medio” viene dada por la alta tecnología, jugar en el MTCR y NSG es crítico, ya que son los generadores de tecnología autónoma de la Argentina.

También comentó por qué la Organización Mundial de Comercio (OMC) no sirve para los propósitos de proteger la alta tecnología. Subrayó que en la misma se discuten temas de baja y media tecnología, alimentos, textiles y automóviles. Pero nada de tecnología espacial y nuclear

Casos en el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC:
• “Productos agropecuarios y alimenticios”: 109
• “Textiles”: 25
• “Automóviles”: 23
• “Aeronaves”: 8
• “Tecnologías de la Información”: 3
• “Equipamiento Satelital”: 1

Para resumir, señaló que para proteger la alta tecnología se debe atender a los Regímenes de No Proliferación y para la baja y media tecnología se debe recurrir a la OMC.

Puntualizó:
• Mediante la OMC se pueden limitar los efectos nocivos sobre el empleo y economías regionales, protegiendo mayoritariamente a sectores agropecuarios, textiles y automotrices. Tiempo: herramienta es de corto y mediano plazo.
• El MTCR y NSG ayudan a proteger a los sectores que generan conocimientos e innovación, que otorgan externalidades positivas sobre el país, aunque de modo más lento y menos masivo. Tiempo: largo plazo, no hay efectos visibles en el corto y mediano plazo.

Back to Top