Narendra Modi: The Rise of Apu.

  by    0   0

Narendra-Modi-BJP-Won-Celebration-Relly

A mediados de mayo Narendra Modi – del opositor Bharatiya Janata Party (Partido Popular Indio, en inglés BJP) – ganó las elecciones generales; transformándose en el muevo Primer Ministro de la República India. Su triunfó fue arrollador, le permitió hacerse de 282 escaños sobre un total de 545 asientos de la Lok Sabha (Cámara Baja) y así obtuvo una mayoría propia. Hito que no ocurría desde 1984, cuando el Partido del Congreso hizo lo propio.

Modi desciende de una familia pobre y comenzó a trabajar cuando era un niño; vendiendo té en las estaciones de trenes. Su ascenso en la política comenzó a fines de la década de 1980 y en 2001 ganó las elecciones estaduales de Gujarat, convirtiéndose en Ministro en Jefe (cargo equivalente a Gobernador). Posición que conservó hasta su reciente nueva investidura. En Gujarat, su mayor logro fue haber logrado el despegue económico de ese atrasado estado. Dentro de las principales políticas que aplicó se destaca la búsqueda y radicación de inversiones y, paralelamente, la generación de un entorno propicio para el sector manufacturero. Como contrapartida, Modi es criticado por su supuesta inacción durante los incidentes de 2002; cuando muchedumbres hindúes atacaron a la minoría musulmana. Si bien la Justicia determinó que no hubo inacción, en 2005, EE.UU. le negó la visa y la revista The Economist todavía mantiene reservas al respecto.

En cuanto a su perfil ideológico, el nuevo hombre fuerte de India sostiene dos estandartes. Por un lado, y en línea con su partido, Modi se presenta como un nacionalista. Lo que en India también significa ser un hinduista; es decir, reviste  un matiz religioso. El nacionalismo hinduista le ha servido al BJP para aglutinar votos de los hindúes – quienes constituyen más del 80% de la población – aunque al precio de generar sospechas a las minorías musulmana y sij.

El segundo estandarte es la economía de mercado. Más precisamente, una versión más audaz de la que sostuvo su sucesor, el Primer Ministro Singh. Para muchos analistas las reformas de mercado de principios de la década de 1990, no fueron profundizadas en la década de 2000 como producto del boom de la economía internacional. Singh no pudo o no quiso arriesgarse a instrumentar costosas políticas cuando la economía india – en “piloto automático” – continuaba creciendo a un promedio del 8% anual. Es decir, la bonanza internacional sirvió de incentivo para la inacción. Pero con la crisis financiera de 2008, la economía india comenzó a desacelerarse; cayendo su tasa de crecimiento al 5%  en 2013 y quedando en evidencia la necesidad de emprender reformas significativas.

En un cuadro más amplio: ¿Qué se  significa la victoria de Modi?

En primer lugar, significa el declive del Partido del Congreso y, especialmente, de la llamada Dinastía Gandhi Nehru. Téngase en cuenta que el recientemente derrotado fue Rahul Gandhi, hijo de Rajiv Gandhi (quien fuera Primer Ministro entre 1984-1989), nieto de Indira Gandhi (quien gobernó entre 1966-1977 y 1980-1984) y bisnieto de Jawaharlal Nehru (1947-1964). Como mínimo, tanto el Partido como la Dinastía tendrán que elaborar una autocrítica y mezclar las cartas de nuevo.

En segundo lugar, implica el quiebre del consenso ideológico dominante en Nueva Delhi. Desde la independencia en 1947,  el Partido del Congreso, sus aliados y otras fuerzas políticas que arribaron al poder sostuvieron dos banderas. En un plano político, un secularismo y un nacionalismo moderado o neutro. Según se sostenía, India no podía darse el lujo de fomentar el nacionalismo hinduista dado que hubiese incentivado tendencias separacionistas en las minorías. En una dimensión económica, se sustentaba una mezcla de economía keynesiana, intervencionismo y planificación centralizada. Dicho consenso se comenzó a resquebrajar con la crisis económica de 1991 y la introducción de las reformas de mercado. Claramente, el ascenso de Modi y sus dos estandartes chocan con el statu quo; llegando a algunos analistas a compararlo con Ronald Reagan.

En tercer lugar, por primera vez India tiene un gobierno con la fuerza y la voluntad de emprender reformas económicas. Modi triunfó con “sus propios votos” y debiéndole poco a su partido. Contrariamente, en su momento, Singh ganó por el apoyo de su partido. Y fue dicha organización y, más precisamente, su líder: Sonia Gandhi; quien le impuso límites.

Deja un comentario

Back to Top