Los 7 magníficos.

La semana pasada la dirigencia política china celebró el XIX Congreso del PCCh., donde se definieron los cargos políticos más importante. Concretamente, se renovó la cúpula del partido; la cual se compone de un Comité Central (204 titulares y 170 suplentes), el Politburó o Buró Político del Comité Central (25 miembros) y, mucho más importante, el Comité Permanente del Politburó (tan solo 7 miembros).

 

                                     

Como se esperaba Xi Jinping renovó su cargo de Secretario General del PCCh. y por lo tanto continuará siendo el Presidente de la República y Presidente de la Comisión Militar Central; es decir: la máxima autoridad del Partido, el Estado y las FFAA. También predeciblemente, continuó en su cargo el Primer Ministro Li Keqiang (en la práctica el N°2)

 

La incertidumbre radicó en saber quiénes acompañarían a Xi y a Li al Comité Permanente del Politburó. Se trató de una incógnita significativa dado que, como producto de la opacidad del sistema político de China, estos 5 dirigentes son la única evidencia sobre el poderío y los planes de Xi. En esa dirección, todos los expertos se enfocaron en la edad de los posibles candidatos. Esto es importante dado que, a partir de la década de 1980, se estableció la tradición de “jubilar” a los dirigentes mayores de 68 años (por supuesto, siempre y cuando estos no sean los máximos líderes: el Presidente y el Primer Ministro).

 

Consecuentemente, si Xi hubiese optado por dirigentes “jóvenes” (es decir, en sus 50 años), habría señalado que alguno de ellos podría ser su sucesor en 2022, cuando finaliza su mandato. En cambio si optaba por líderes en sus 60 años, indicaría que Xi no eligió todavía heredero o no lo quiere y su pretensión es ir por un tercer mandato; lo cual sería una conmoción dado que los 2 últimos Presidentes de China (Jiang Xemin y Hu Jintao) se auto-restringieron a dos mandatos de 5 años.     

 

Finalmente, el 25 de octubre se anunció la composición del nuevo Comité Permanente. El cual no incluyó a ningún “joven”.

 

Los 5 que entraron:

 

Li Zhanshu (67): Probablemente el más próximo a Xi y, también como él, proveniente de una de las familias históricas del PCCh. A Li le tocó gestionar provincias atrasadas, como Heilongjiang (industrializada bajo el modelo soviético) y Guizhou (rural). Es el Director General del Partido, una suerte de “Jefe de Gabinete” o mano derecha de Xi.

 

Wang Yang (62): Nació en una familia pobre y a los 17 años comenzó a trabajar en una fábrica. Luego hizo carrera en el PCCh de Provincia de Guangdong, la más rica, poblada y donde comenzó la Reforma Económica en 1980. Por lo tanto, se estima que representa a los intereses de Guangdong y es partidario de profundizar las reformas de mercado.

 

Zhao Leji (60): Por más de 30 años, hizo carrera en la pobre y aislada Provincia de Qinghai. Lo que probablemente, le confiere un carácter neutral al no haber participado de las internas del partido. Y tal vez sea por eso que lo nombraron como el nuevo “Zar Anticorrupción”.

 

Han Zheng (63): Desarrolló toda su carrera en Shanghái y se estima es cercano a la facción del ex Presidente Jiang Zemin, quién rivaliza con Xi. Shanghái es una de las ciudades más ricas y avanzadas de China y, presumiblemente tal como en el caso de Wang, Han represente los intereses de Shanghái.      

 

Wang Huning (62): Oriundo de Shanghái, con una extensa carrera académica y experto en EE.UU. Asesoró Xi, Hu y Jiang y se le atribuye haber desarrollado los principales conceptos de los pensamientos de cada uno de ellos. En el partido ocupó posiciones relacionadas a la investigación académica y también desempeñó funciones en la alcaldía de Shanghái.

 

No habiendo elegido “jóvenes”, ¿qué podría ocurrir en 2022?: 6 escenarios.

 

  Escenario 

Dinámica 

Probabilidades de Ocurrencia

“La Gran Mao”

Xi se “reelige” en todos los cargos.

Poco probable: El PCCh es autoritario pero de carácter colegiado y la mejor prueba de ello es la continua realización de sus Congresos cada 5 años. Además pesa el recuerdo de los últimos años de Mao. Cuando él concentró un enorme poder, desató la Revolución Cultural y generó uno de los mayores períodos de caos en China. Por otra parte, también juega en contra la historia reciente; tanto Jiang como Hu solo tuvieron dos mandatos. 

“La Gran Putin”

Xi no se “reelige” como Presidente pero retine el cargo de Secretario General y coloca a un Presidente títere (reteniendo él el poder).

Poco probable: Por los mismos motivos que arriba se señalan. No obstante, es una jugada más viable dado que le permitiría jugar con las formalidades.  

“Recreando a Franco”

Xi asciende a uno de los miembros del Comité Permanente que para entonces todavía estará por debajo de los 68 años (que podrían ser Zhao, Wang Huning o Wang Yang). Pero dado que al nuevo líder le sería difícil aspirar a un segundo mandato, podría quedar bajo la influencia de allegados de Xi.

Probable: Xi podría aprovecharse de una suerte de “Presidente de Transición” o “Lame Duck” y, al mismo, tiempo esquivar las críticas que tendría de haber optado por los escenarios arriba señalados.  

“Macron chino”

Xi podría optar por ascender a uno de los “jóvenes” que quedaron en el Comité Central (25 miembros) directamente al puesto N° 1. Formalmente, correspondería que primero sean nombrados para el Comité Permanente. No obstante, de nuevo se trata de una tradición y no una regla escrita.

Probable: Esto explicaría porque Xi no ascendió a Chen Min’er (57), quién es su protegido y en junio de 2017 fue nombrado Secretario General del Partido en Chongqing. Dicho nombramiento, le permitió adquirir el requisito que le faltaba para poder ingresar al Comité Central; tal como efectivamente sucedió en este Congreso. Tal vez Xi no lo ascendió al Comité Permanente para protegerlo y “guardarlo” para 2022. 

“Recreando al P.R.I.”

Temiendo que su poder se debilite si nombraba a un sucesor, Xi podría haber decidido hacer ingresar a su sucesor recién cuando se encuentre promediando su segundo mandato. Este ingreso podría hacerse aumentando el número de miembros del Comité Permanente o expulsando a alguno.

Probable: De esta forma, Xi evitó debilitarse ahora y postergar el debate sucesorio.

Wild Card – Cisne Negro – Random

¿?

Poco Probable: Aunque con distintos grados, China ha manejado exitosamente todas las transiciones desde 1978 (cuando Deng Xiaoping se consolidó en el poder).

 

Back to Top