Libro recomendado: “La Argentina y el mundo: Claves para una integración exitosa”.

unnamed unnamed 2

 

Innovaes charló con el autor de “La Argentina y el mundo”: Francisco de Santibañes, quien tiene una Licenciatura en Economía de la Empresa en la Universidad Torcuato Di Tella, una Maestría en Relaciones Internacionales en Johns Hopkins UniversityPaul H. Nitze School of Advanced International Studies – (EEUU) y es candidato a Doctor en Estudios de la Guerra en King’s College (Gran Bretaña). Se desempeñó como Coordinador en el Área de Defensa, en la Fundación Pensar y nos informa que el libro es fruto de dos años y medio de investigación. A continuación transcribimos los puntos sobresalientes de nuestra charla.

 

Resumen: Su libro no solo versa sobre “Relaciones Internacionales”, sino que también se explaya sobre diversos tópicos. Más apropiado sería etiquetar al libro bajo el rotulo “Estrategia País” dado que entiende a la inserción internacional argentina en el marco de una abarcativa estrategia. A lo largo de la charla, se hablaron distintos temas que podemos aglutinar en los ejes: Relaciones Internacionales y el Rol de Argentina; Apertura Comercial Inteligente, Argentina como Referente Cultural y Malvinas.

 

Relaciones Internacionales y el rol de Argentina

 

Para el autor, a diferencia de países como México (muy cerca de EEUU) o Medio Oriente (vital a los intereses de las Grandes Potencias), Argentina puede aspirar a poseer una autonomía estratégica relativa. Es decir: tiene un significativo margen de maniobra para desarrollar una política exterior independiente y, más importante aún, puede definir los términos de su estrategia internacional.

 

Esta afirmación, chocaba de lleno con una de las propuestas más habladas a lo largo de la última década. Esto es que Argentina debía convertirse en una suerte de “Canadá de Brasil”. Para el autor en los últimos dos años – como producto de la crisis política y económica de Brasil y debido al surgimiento de un nuevo gobierno en Argentina –  dicha moción se demostró falsa: Brasil no puede (ni podía) hegemonizar Latinoamérica.  Y – muy al contrario de lo que se esperaba –  ahora la región presenta una oportunidad para Argentina; dado que tanto Brasil como, en menor medida, México, no están presentando ningún liderazgo regional.

 

Para el autor, la crisis en Brasil también está debilitando el proteccionismo industrial de Brasil y por lo tanto – muy probablemente – las nuevas autoridades brasileñas estarán más predispuestas a favorecer procesos de apertura comercial. Y aquí yace otra oportunidad para Argentina: Transformarse en el mediador entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico. De esta forma, podría ganar un significativo protagonismo regional.

 

Apertura Comercial Inteligente

 

 

Siguiendo con el tema comercial, de Santibañes advierte que a pesar del rechazo en algunos países, hay una tendencia hacia una mayor integración económica – como lo muestran los nuevos tratados que están siendo negociados –. Esta afirmación se justifica en la aceleración del establecimiento de distintos Tratados de Libre Comercio (TCL) que se están dando, especialmente en los Países en Desarrollo (PED). Pero también está abarcando a los Países Desarrollados. Por un lado, tenemos a EEUU, Japón, Vietnam, Australia, Canadá, México y otros países de la Cuenca del Pacífico; quienes firmaron ya el Trans Pacific Partnership (TPP). En paralelo, EEUU, Canadá y la Unión Europa están prontos a rubricar el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP). El Mercosur se quedó afuera y esto en parte explica su peor desenvolvimiento en los últimos años en relación a las economías de la Alianza del Pacifico (más desempleo, menos crecimiento, más inflación). Estos pobres resultados explican el incipiente cambio de actitud de Argentina y Brasil respecto al proteccionismo.

 

 

Por supuesto una apertura indiscriminada como la sucedida en la década de 1990, conllevaría despidos y el quiebre de muchas empresas. Por lo tanto el autor sugiere hacer una apertura comercial inteligente, la cual constaría de políticas tales como: Protección de las personas, no necesariamente de los empleos; incentivos para que los sectores perjudicados se reconviertan; la creación de un banco de desempleo que firme y encuentre trabajo a los que lo pierden; reducción de impuestos. También considera importante el rol que deben jugar las instituciones; las cuales son vitales para que cualquier proceso de apertura sea consensuado y así pueda perdurar en el tiempo.

 

 

Argentina como Referente Cultural

 

 

Argentina no puede competir en términos de recursos duros de poder (Hard Power); se ve sobrepasado tanto por Brasil  como México. No obstante, tiene una significativa ventaja en términos de Soft Power. El mismo descansa en muy diversos factores que van desde su sistema educativo (particularmente, el universitario), su sistema de salud pública y privada, su calidad de vida (por encima de la media regional) y el hecho que Argentina posee tres premios Nobel en Ciencias, mientras que ninguno sus vecinos. También hay motivos más concretos, tales como un importante Know How en áreas estratégicas como la energía nuclear y la industria satelital. Todos estos activos se encuentran no explotados y no están enmarcados en ninguna estrategia: ¿Qué pasaría si efectivamente se diseñaría y ejecutaría una política tendiente a capitalizar el Soft Power de Argentina? O, puesto en otras palabras, ¿cuál sería el resultado si se alentará una concepción de Argentina como Referente Cultural? ¿Cuánto más podríamos ganar en protagonismo regional o reconocimiento internacional?

 

 

Malvinas

 

Para el autor la recuperación de las Islas Malvinas no es un fetiche chauvinista. Reclamos semejantes también se dan en democracias avanzadas. Por ejemplo: España demanda el Peñón Gibraltar (ocupado por los británicos), Japón reclama islas a sus vecinos (China, Corea y Rusia), Canadá posee reclamos en el Ártico y la lista podría seguir. En el caso de Malvinas, además de los motivos históricos y culturales, de Santibañes presenta sólidas razones estratégicas. Advierte que el dominio de EEUU de los mares está en declive y, por lo tanto, las islas y enclaves estratégicos recuperan valor geopolítico. En ese sentido, el valor de las Malvinas está en su proximidad a la Antártida. Por otra parte, entiende que la relación entre Washington y Londres se está “enfriando” y esto se debe al escaso aporte que Gran Bretaña está haciendo en la OTAN. Las sistemáticas reducciones del gasto militar británico, sumado al gradual desmantelamiento de su flota; juegan en contra de su relación con EEUU. A su vez, EEUU prioriza Asia Pacífico, desjerarquiza a Europa y necesita contar con el apoyo de Latinoamérica, ante un eventual escenario de rivalidad con la República Popular China.

Back to Top