Las olas y el viento: Cooperación argentino-rusa en energía mareomotriz

16 de Septiembre de 2014

Por Carmelo Martinucci y Daniela Varela

arg rusia

Introducción

La energía mareomotriz es un tipo de energía renovable que aprovecha el ciclo de las mareas para obtener electricidad. Esto se obtiene gracias a las subidas y bajadas cíclicas del nivel agua en la costa cuando se tiene al menos 5 metros de amplitud. Para su explotación es necesaria la construcción de diques y represas similares a las utilizadas en la energía hidroeléctrica.

Cómo funciona

central mareomotriz

La influencia del Sol y la Luna sobre el planeta Tierra producen un fenómeno de atracción y repulsión que conocemos con el nombre de “mareas”. El máximo nivel al cual puede llegar la altura del mar se denomina “pleamar”. Desde la pleamar el agua comienza a descender hasta su nivel mínimo, denominado bajamar. A partir de la bajamar, comienza su ascenso hasta alcanzar la pleamar. Este ciclo de pleamar-bajamar se repite 4 veces por día, es decir, la pleamar y la bajamar se separan por 6 horas aproximadamente. Ejemplo: a las 00 hs el agua se encuentra en su pleamar, a las 6 hs el agua desciende a la bajamar, a las 12 hs nuevamente a la pleamar, a las 18 hs a la bajamar y así sucesivamente.

Las centrales mareomotrices funcionan como un embalse tradicional. Cuando sube la marea, las puertas del dique se abren y el agua ingresa en el embalse. El agua llega a su nivel máximo y se cierran las compuertas. Esta se retiene hasta la bajamar. Cuando el agua desciende por debajo del nivel del embalse se abren las compuertas y el agua se libera a través de una red de conductos muy estrechos a presión que hacen girar las turbinas que producen electricidad.

Argentina

En estos días, la cooperación entre Argentina y la Federación Rusa ha estado en la lupa de los Estados europeos, debido a que consideran que Argentina aprovechará la renta extraordinaria generada por las sanciones que les impone Rusia a las exportaciones de productos alimentarios europeos.

Pero lo cierto es que durante los últimos años, hay un cambio en la forma de adquisición de financiamiento externo por parte de la República Argentina, pasando de fondos multilaterales a financiamiento chino o ruso.

En este sentido, durante los días 15 y 16 de septiembre se está realizando una gran gira comercial en Rusia, de 110 compañías de distintos sectores productivos de Argentina. Entre los sectores más representados en esta gira están alimentos, industria farmacéutica, maquinaria agrícola y por supuesto, el energético, aunque la cooperación en el sector energético  (energía eléctrica, energías renovables, energía nuclear) existe con anterioridad.

Cooperación argentino-rusa en energía mareomotriz

La amplitud de mareas existente en nuestra costa Patagónica la ubica entre las más grandes del mundo, alcanzando 12 metros de altura en la Bahía Grande de Santa Cruz. Yendo hacia el norte de la Bahía se observa un marcado descenso de la amplitud de mareas, exceptuando los golfos de San José y Nuevo, donde el nivel del agua se asemeja al de Bahía Grande.

La naturaleza misma ofrece las condiciones para ubicar turbinas de energía mareomotriz, no solo por la altura de las mareas, sino por los embalses naturales presentes en el Istmo Ameghino. Esta zona en cuestión ha sido objeto de estudio por ingenieros y especialistas a lo largo de todo el siglo XX. Si bien se elaboraron diversos proyectos, ninguno llegó a concretarse. Las razones de ello fueron los altos costos de construir y el costo ambiental en la flora y fauna local.

Por ello, en el año 2011 Energía Argentina SA (ENARSA)  firmó un Memorando de Entendimiento, Cooperación y Confidencialidad, con la empresa rusa RUSHYDRO («Empresa Federal de Generación Hidroeléctrica») que es la principal compañía rusa de generación de energía y la segunda en el mundo en capacidad instalada de generación hidroeléctrica, siendo además la compañía líder en Rusia en la producción de energía procedente de fuentes renovables. El propósito de este Acuerdo se centra en la identificación de potenciales proyectos energéticos de aprovechamientos mareomotrices, undimotrices y centrales hidroeléctricas, así como también en el intercambio y cooperación de experiencias en la rama de eficiencia energética, y en el diseño y construcción de grandes centrales hidroeléctricas. Durante el 2012, en el marco de este Acuerdo se han analizado y visitado, en compañía de personal de RUSHYDRO, las posibles localizaciones de los proyectos en Santa Cruz, recolectando datos necesarios para los estudios de pre-factibilidad correspondientes. Se prevé un potencial de generación eléctrica de aproximadamente 1000 MW entre los tres diferentes puntos visitados en el estuario del río Santa Cruz, el estuario del río Gallegos y el de Puerto Deseado. Se prevé en la primera fase del diseño del proyecto la construcción de una pequeña planta de energía mareomotriz comercial piloto, que será la primera planta en América del Sur, pudiendo medir así la eficiencia de dicha tecnología. [1].

En este sentido, en el mes de Diciembre del 2013, en el marco de la gira en búsqueda de inversiones que el ministro Julio de Vido realizó por Rusia y que luego lo llevó a China, se firmó la Adenda al Memorando de Entendimiento extendiendo la vigencia del mismo hasta 2018. Según explicaron desde la delegación argentina, el objetivo es diversificar la matriz energética con energías “limpias”. Para ello, Rushydro financiaría gran parte de las obras (incluyendo el aporte de las turbinas necesarias), mientras que Argentina pagaría con la energía a generarse por ella.

En suma, aun se encuentra en estudios la posibilidad de un proyecto piloto en la provincia de Santa Cruz (ya que es donde se ha visto el mayor potencial para esta fuente de energía) a desarrollarse entre ENARSA y Rushydro. Si bien la energía mareomotriz posee muy bajo factor de carga, y lo hace poco atractivo en el actual contexto energético que se requiere aumentar la oferta energética nacional, todo aprendizaje y estudio del potencial de este recurso en el país, posee un valor agregado.

Centrales mareomotrices en el mundo

La Rance River, Francia

Es la primera central mareomotriz del mundo. Comenzó a funcionar en el año 1967. Está ubicada en la desembocadura del río La Rance. El lugar tiene una amplitud de mareas de 13 metros.  Contiene un dique de 150 metros con 24 turbinas bidireccionales. Con una potencia de 240 MW, podría abastecer de electricidad hasta a 150 mil viviendas.

Nueva Escocia, Canadá

Comenzó a funcionar en 1984. Está ubicada en la entrada de la bahía Fundy, en el río Annapolis. El lugar tiene una amplitud de mareas de 19 metros. Posee 4 turbinas con capacidad de 18 MW, lo que les permite  abastecer de electricidad a 4 mil hogares.

corea del sur central mareomotriz

Sihwa Lake, Corea del Sur

Comenzó a funcionar en el año 2011. Está ubicada sobre el lago Sihwa. Tiene 10 mega turbinas con capacidad de 254 MW, convirtiéndola en la central mareomotriz más grande del mundo.

Proyecto TidalLagoon, Reino Unido

Se estima que comenzará a funcionar en el año 2018. Se construirá en la bahía de Swansea, donde la amplitud de mareas ronda los 9 metros. Contará con una capacidad de 250 MW al igual que la central de La Rance en Francia

Proyecto Meygen, Escocia

Comenzará a funcionar en el año 2020. Se construirá en la costa norte de Cathnen. Según especialistas, la central tendrá una capacidad de 400 MW, lo que la convertirá en la más grande del mundo.

Referencias

[1] ENARSA (s.f.). Energía Undimotriz y mareomotriz en Santa Cruz. Consultado el 13/09/2014 en <http://www.enarsa.com.ar/index.php/es/component/content/article/115-categorias-en-espanol/395-energias-undimotriz-y-mareomotriz-en-santa-cruz>.

Back to Top