¿Qué nos aporta la Geoestrategia para entender la crisis ucraniana?

El conflicto en Ucrania ha ocupado gran parte de la cobertura periodística y de los Think Tanks durante el 2014. Sin embargo, parte del debate sobre el acercamiento de Kiev a Europa suele analizarse sin tomar variables claves: económicas y de infraestructura; sólo se enfoca en debates teóricos: autoritarismo vs democracia o liberalismo europeo vs nacionalismo ruso.

Pero estos análisis no relevan aspectos que tienen que ver con la probabilidad que Ucrania efectivamente permanezca bajo la influencia rusa o europea, que es lo más importante.

Por ello sería conveniente tomar en consideración qué características tuvieron los “casos exitosos” de integración con Europa durante la década del ’90 con el fin de ver si existiría alguna posibilidad de réplica. A continuación analizaremos a Polonia, Eslovaquia y República Checa para luego reflexionar acerca de Ucrania.

Ante todo debe considerarse que la incorporación “exitosa” de los ex países soviéticos se debió a que Alemania se convirtió en un hub industrial y logístico de Europa (como podemos ver en el mapa de “La distancia de los principales hubs industriales y logísticos”). En definitiva, los “modelos económicos exitosos” se dieron en la periferia de Alemania en regiones que están cerca logísticamente y geográficamente del centro industrial alemán.

Nueva imagen (13)

La distancia de los principales hubs industriales y logísticos

Logística Europea

Ucrania encuentra algunas similitudes con los casos citados, ya que tiene una mano de obra calificada a precios baratos (€3.500/anual); del mismo modo, las tierras y costos industriales son unos de los más baratos de Europa. Pero Ucrania se encuentra lejana, tanto geográficamente como en materia de infraestructura (aún descartando los daños de la guerra).

  • Por un lado, está frente a una mayor lejanía geográfica que Polonia, República Checa y Eslovaquia (esta distancia crece si se considera que el corazón industrial está junto a la frontera rusa –Dnepropetrovsk, Kharkiv, Donetsk y Lugansk– y no en el oeste).
  • Por otro lado, los trenes ucranianos tienen una trocha diferente a la europea: 1520 mm (Ucr) vs 1435 mm (Euro) –aunque algunos tramos se han estandarizados con la trocha europea–. Asimismo, diversas cuestiones administrativas lentifican el proceso de paso por aduana.
  • En materia de rutas la situación es crítica (según el Global Competitiveness Report 2012-2013 del WEF), ocupa el lugar 137 entre 144 países.

 Conclusiones

La resolución del conflicto ucraniano de manera permanente está ligada a la creación de un ciclo económico sustentable. En caso que Ucrania se aproxime a Europa pero no logre un crecimiento económico que genere bienestar en la población, lo más probable es que las fuerzas pro rusas (políticas, no sólo las milicias) vuelvan a tomar poder y promuevan la integración con Rusia (sea vía la Unión Aduanera o Unión Euroasiática).

Sin embargo, el escenario de integración a Europa (única variable mediante la se cual garantizaría una reducción de la injerencia rusa) resulta poco probable, ya que los mejores modelos de transformación de “soviético a capitalista y occidental”, Polonia, República Checa y Eslovaquia, no pueden replicarse por los factores geográficos y de infraestructura.

Es por estas razones que lo más beneficioso para Ucrania es que Europa y Rusia lleguen a un acuerdo por el cual Kiev siga bajo la órbita rusa aunque se le permitan más grados de libertad para vincularse económicamente (no militarmente) a Europa. Tal escenario podría darse porque en el Foreign Policy Concept 2013 Moscú sostenía que desea convertirse en un “eje para el comercio entre Europa y Asia” (IV, punto 56) y que las relaciones con el mundo Euro Atlántico se justificaban en función de sus “raíces civilizacionales” comunes (IV, punto 54). Probablemente no haya un “milagro ucraniano” que mejore significativamente la calidad de vida y reforme a la economía como si sucedió con otros países de Europa del Este, pero cualquier escenario estable, con inversiones tanto rusas como europeas, podría ser una mejora sustancial al actual crítico momento que vive el país.

 

Back to Top