La política energética de Trump y la visita del Presidente Macri.

 

Según la Constitución de los Estados Unidos, el presidente dará al Congreso información del Estado de la Unión y recomendará para su consideración, medidas que juzgue necesarias y convenientes (artículo II, sección 3). Dicho discurso tradicionalmente (dado que no está estipulado) se brinda en enero o principios de febrero, previo a la apertura de las sesiones del Congreso.

En este marco, el pasado 28 de febrero, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, brindó su “Joint Address” al Congreso, donde sus únicas menciones explícitas al sector energético fueron que van a detener las regulaciones que amenazan el futuro y sustento de las grandes mineras de carbón; y que ya despejaron el camino para la construcción de los ductos Keystone XL y Dakota Access, dado que crean decenas de miles de puestos de trabajo. Asimismo, que han emitido una nueva directiva solicitando que los nuevos ductos sean construidos con acero estadounidense.

El regreso del lugar central de los hidrocarburos en la agenda energética de los Estados Unidos era esperable bajo la administración de Trump, en particular conociéndose quiénes irían a ocupar las carteras del Departamento de Energía (Rick Perry, ex gobernador de Texas) y Departamento de Estado (Rex Tillerson, ex ejecutivo de ExxonMobil).

En Innovaes cubrimos el Estado de la Unión 2015 (se puede ver en: www.innovaes.com/sotu-2015-la-energia-en-el-estado-de-la-union-de-obama ), es un discurso opuesto al brindado por el presidente Obama, quien puso el foco en la independencia energética, cambio climático y el rol de las energías renovables, en particular la energía eólica y solar; y dejando de lado el gasoducto Keystone XL.

El viaje presidencial de Mauricio Macri a los Estados Unidos inicia hoy en Houston, reuniéndose con los ejecutivos de las principales compañías petroleras, organizado por el Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG), con el objeto de presentarles oportunidades de inversión en Vaca Muerta y demás cuencas argentinas. También participarán el gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez; el presidente de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles, el senador Guillermo Pereyra; el ministro de energía y minería Juan José Aranguren; y otros miembros del gabinete nacional que formarán parte de la comitiva argentina.

En cuanto al sector energético en general, es de esperarse que se abarque toda la agenda bilateral, incluyendo la cooperación en aspectos técnicos y oportunidades de inversión en energía nuclear para uso civil, eficiencia energética, energías renovables; pero más en particular, la reactivación de las exportaciones de biodiesel.

Para ello, existe un marco institucional de cooperación entre el actual Ministerio de Energía y Minería de Argentina con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, que se encuentra vigente –aunque con constantes actualizaciones- desde el Memorando de Intención entre el gobierno de los Estados Unidos de América y el gobierno de la República Argentina para fomentar la cooperación sobre energía limpia y renovable, firmado en 2008; siguiendo con el Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la República Argentina y el Departamento de Energía de los Estados Unidos de América sobre cooperación en tecnologías de energía limpia, del año 2010; y con la Declaración Conjunta sobre el Grupo de Trabajo Binacional de Energía Estados Unidos – Argentina (BEWG, por sus siglas en inglés) de 2014.

Finalmente, las posibilidades de éxito de un viaje presidencial a los Estados Unidos de Trump en un año con elecciones legislativas en Argentina y sin embajador designado, son inciertas. Pero el primer día de búsqueda de inversiones petroleras en Houston –en caso de ser fructífero- disminuye las posibilidades de considerarse un fracaso, dado que reduce relativamente la atención exclusiva al encuentro en la Casa Blanca.

Back to Top