La industria se va al Norte: Zárate y su potencial como Ciudad Intermedia.

zarate

En Argentina, la industria se concentró – históricamente – en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Desde sus orígenes en la 1º Guerra Mundial, al día de hoy dicha área reúne las condiciones más óptimas para el desarrollo industrial: población, concentración urbana, abundantes medios de transporte, cercanía al puerto y otras ventajas. En un primer momento, la industria se aglutinó en la Ciudad de Buenos Aires y los municipios adyacentes (como por ejemplo, General San Martín, Avellaneda, etc.). Más tarde, con la expansión de la “mancha” urbana la industrialización tendió a radicarse cada vez más lejos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

En esa dirección la última tendencia comenzó a partir de la década de 1990, cuando distintos factores – que van desde la política económica, la llegada de nuevas inversiones extranjeras, hasta el establecimiento del Mercosur – coincidieron en favorecer a los municipios de la “Tercera Corona” o “Tercer Cordón”, ubicados al Norte del AMBA. A pesar de ser un fenómeno multicausal, puede argumentarse que la variable independiente fue la reestructuración del sistema de autopistas. Entre 1994 y 1996, la concesionaria “Autopistas del Sol” amplió un tramo de la Ruta Nacional Nº9 llamado “Acceso Norte”. Dicho tramo conecta la periferia de CABA (Barrio de Saavedra, a la altura de Av. General Paz) con el puerto de Campana, a unos 70 kilómetros del centro de la capital argentina. Concretamente, la concesionaria construyó colectoras pavimentadas, incluyendo una segunda autopista para uso local entre la Avenida General Paz y el Camino de Cintura (avenidas transversales que rompen con el carácter radial de los accesos que llegan a CABA).

Como resultado, áreas periféricas ubicadas más allá del “conurbano histórico” comenzaron a comunicarse relativamente rápido con la Ciudad de Buenos Aires; favoreciendo tanto un boom inmobiliario (concentrado en los llamados Barrios Cerrados o Countries) como un dinámico proceso de industrialización.

Siguiendo al investigador de la UBA Jorge Blanco, los municipios atravesados por el Acceso Norte se vieron favorecidos por el concepto de fluidez, entendido como “la garantía de circulación sin restricciones (…) que permitan el acceso rápido al mercado metropolitano y a los principales corredores nacionales e internacionales” (Blanco, 2006). Es decir, empresas que se localizaron en municipios como Zárate, Campana, Escobar, Tigre y Pilar pudieron hacer usufructo de las ventajas que significa la abundancia de medios de comunicación (aunque con preeminencia de la Ruta Nacional Nº 9 y consecuentemente del transporte automotor).

• En el caso de Zárate, el concepto de fluidez reviste una especial importancia dado que también cuenta con:

1. Un puerto de aguas profundas.

2. Se encuentra a 50 minutos de CABA y a dos horas de Rosario.

3. Posee la ya mencionada la Ruta Nacional N° 9, que no solo la comunica con la Ciudad de Buenos Aires sin que también con Rosario y Córdoba (la segunda y tercera ciudades más populosas de Argentina).

4. También tiene la Ruta Nacional Nº 14 que conecta con Paraguay, Brasil y Uruguay y es una de las mayores autopistas del Mercosur.

5. A través de la Ruta Provincial N° 6, que la vincula con el Conurbano Bonaerense y La Plata.

6. Lo atraviesa el Ferrocarril Mitre (con cabecera en Retiro, centro de CABA y cuenta con servicio de cargas). El Mitre también brinda un servicio de pasajeros que llega a Retiro. Aunque debe hacerse conexión con el Ramal J.L. Suarez, en la Estación Villa Ballester (Municipio de Gral. San Martín) y su frecuencia es muy pobre.

7. También se encuentran el Ferrocarril Nuevo Central Argentino y el Ferrocarril General Urquiza que lo comunican con Brasil, Uruguay y Paraguay.

Si bien la fluidez explica en gran medida el éxito de Zárate, Blanco menciona otras dos ventajas que también se presentan en dicho partido. Incentivos fiscales y espacios apropiados para la localización de la industria.

• Incentivos fiscales: El municipio de Zárate ofrece beneficios impositivos tales como la reducción o eliminación de las Tasas de Construcción, ABL y Seguridad e Higiene. Desde la Provincia de Buenos Aires, se ofrecen distintos beneficios en el marco de su “Ley de Promoción Industrial” (Nº 13.656). Allí pueden encontrarse descuentos en el pago de Ingresos Brutos, Impuesto Inmobiliario, impuesto de Sellos, Impuestos sobre los Automotores (solo para las pymes). A su vez la dimensión de los descuentos tiene que ver con el tipo de emprendimiento; que pueden ser: A) una planta nueva (greenfield), B) ampliación o C) un nuevo proceso productivo (es decir, el reemplazo de las formas y medios de producción de obsolescencia física o tecnológica por otros de tecnologías más recientes). Finalmente, la ley contempla la duración de los beneficios en función de la categorización del municipio. En el caso de Zárate, le corresponde el plazo por 5 años en su condición de municipio de “Desarrollo Industrial Intermedio”. Por su parte, el Ministerio de Industria de la Nación también aporta financiación a través del programa “Parques Nacionales del Bicentenario”, otorgándoles una bonificación en tasas de créditos del Banco Nación para las empresas dispuestas a radicarse en los parques industriales enlistados en dicho programa.

• Espacios apropiados para la localización de la industria: A diferencia de los municipios del “conurbano histórico”, donde la industrialización fue “espontanea” y se entremezcló con áreas residenciales y comerciales; en Zárate (así como también en otros municipios del Norte) se buscó localizar a las industrias en áreas específicas. Generándose así múltiples beneficios, tanto para la comunidad como para las empresas. En primer lugar, favorecen la calidad de vida y del medio ambiente urbano al distanciarse las industrias de las áreas residenciales y comerciales. En segundo lugar, hacen un uso más racional del suelo al favorecer terrenos que de otra forma no tendrían un significativo valor. De hecho, la mayoría de las nuevas áreas industriales se radican en áreas anteriormente baldías o abandonadas. En tercer lugar, las áreas industriales favorecen la especialización, reducen los costos relacionados a la infraestructura y a los servicios que abastecen a las industrias, fomentan el espíritu de clúster y favorecen el arraigamiento de empleos genuinos. En palabras de Eduardo Gámbaro (Presidente de la Federación Argentina de Parques Industriales), un área industrial: “(…) permite lograr un mejor equilibrio entre producción, medio ambiente y distribución del espacio geográfico urbano” (Informe Digital Metropolitano, 2014). En el caso de Zárate podemos encontrar: El Parque Industrial y Logístico de Paraná de Las Palmas, Parque Temático de Industrias de Autopartes y Parque Industrial Zárate.

La suma de fluidez, incentivos fiscales y los espacios apropiados para la localización de la industria hacen de Zárate, en conjunto con el municipio vecino de Campana, el 3º nodo industrial de la Provincia de Buenos Aires (detrás del conformado por La Plata-Ensenada-Berisso y el de Bahía Blanca pero excluyendo al AMBA). Sin embargo, la subregión de Zárate-Campana tiene un gran potencial de crecimiento. En primer lugar, según Unión Industrial de Pilar, en la próxima década, Zárate, Pilar y Campana se verán favorecido por un aumento del tráfico fluvial y de los servicios de logística asociados al comercio exterior. Dicho aumento tiene que ver con el agotamiento de la capacidad del puerto de Buenos Aires. En segundo lugar, si bien no hay información fidedigna, se estima que Zárate es uno de los municipios de la provincia de Buenos Aires que más inversiones recibió, en los últimos años. Compartiría el podio – justamente – con Campana.

Apoyándose en dicho potencial, Zárate puede presentarse como un caso prometedor de Ciudad Intermedia. En Innovaes, definimos como Ciudad Intermedia a aquellos municipios que podrían contribuir a desconcentrar la población de la región del AMBA y, por lo tanto, contribuir a un desarrollo territorial más espaciado. Como requisitos, las Ciudades Intermedias deben contar una población de entre 20.000 y 500.000 habitantes y deben ejecutar algún rol “intermediador” (ya sea administrativo, logístico, económico, etc.) en su área circundante.

Zárate cumple con estos requisitos y podría incrementar su rol como Ciudad Intermedia sí se emprendieran reformas como:

1. Ampliación y mejora en el servicio de pasajeros del Tren Mitre; el cual conecta a Zárate con el centro de la Ciudad de Buenos Aires.

2. Establecimiento de servicios de colectivos de mediana distancia que conecten a Zárate con el centro de la Ciudad de Buenos Aires. O, en su defecto, con la terminal del subterráneo de Buenos Aires de la Línea D. Aprovechando “Acceso Norte”, se podrían recorrer más de 70 kilómetros en un tiempo razonable.

3. Expansión planificada de las áreas residenciales para evitar un sobre-poblamiento repentino.

4. Política industrial específica para la subregión de Zárate-Campana.

Como podrá apreciarse, se trata de reformas poco ambiciosas pero que sin embargo – apoyándose en el potencial de Zárate – podrían fácilmente tener un efecto multiplicador. Beneficiando tanto a los locales como aquellos que busquen nuevas oportunidades.

Back to Top