Geopolítica indonesia: los desafíos de ser una Potencia Regional en el siglo XXI

Geopolítica indonesia: los desafíos de ser una Potencia Regional en el siglo XXI

Indonesia es la “Potencia emergente” menos conocida, a pesar de contar con la 4ta población mundial -la mitad de ella es joven, menor de 30 años-; de disponer de cuantiosos recursos naturales, críticos para el actual siglo; de ser la economía más grande de la ASEAN; y de estar situada en una posición única en los flujos de comercio mundial.

El relativo desconocimiento se explica por dos razones: a) la crisis financiera de fines de los ’90, que afectó duramente a la economía indonesia más que a la de cualquier otro país asiático y b) el proceso de transición a un régimen democrático, con la finalización del régimen de Suharto en 1998 y las primeras elecciones directas en 2004. Ambos hechos provocaron que el país priorice la reorganización interna, relegando parcialmente a la esfera internacional, aspecto que pareció superarse desde 2005.

La difícil tarea de lograr la cohesión territorial

Indonesia debe luchar sistemáticamente con su geografía, desastres naturales y una distribución territorial fragmentada someten constantemente al archipiélago a fuerzas centrífugas.

political-map-of-IndonesiaFuente: Digiatlas

De las 17.000 islas que componen al país, las más grandes son: Sumatra, Kalimantan, Java, Nusa-Tenggara, Sulawesi, Maluku y Papúa. En términos poblacionales el predominio de Java es central, concentrando el 60% del total.

En las islas varían la religión y etnia mayoritaria. En materia religiosa predomina el islam en Sumatra, Java y parte de Sulawesi; en Bali lo hace el hinduismo; en Nussa-Tenggara el catolicismo romano reúne mayor cantidad de fieles; y en Papúa y el norte de Sulawesi, lo hace el Protestantismo. En tanto, étnicamente, predominan los javaneses (50% de la población), que ocupan la mayoría de Java y conviven con madurenses y sundaneses en la isla homónima. En tanto, predominan los malayos en Sumatra y Kalimantan, y papúes en Papúa.

Esta falta de homogeneidad étnica-religiosa se replica a nivel económico, encontrándose diferentes niveles de vida y de capacidad productiva según la región que se analice. Sumatra y Java-Bali acumulan casi el 80% de la economía, y Kalimantan, con 9%, es la región grande de la “periferia” indonesia. Nusa-Tenggara, Sulawesi, Maluku y Papúa concentran el tan sólo el 4%.

En lo que respecta al ingreso, sólo tres regiones acumularon un Producto Regional Bruto (PRB) per cápita de más de 5.000 US$: Kalimantan del Este, Jakarta y Riau. Las islas que peor desempeño tienen en esa materia fueron Maluku, Nusa-Tenggara y Sulawesi, con ingresos menores a 1.000 US$. Asimismo, los niveles de pobreza son especialmente altos en Maluku, Nusa-Tenggara y Papúa.

Indonesia y su posicionamiento en el mundo

Según el Plan Maestro 2025, publicado en 2011, bajo auspicios del Presidente Susilo Bambang Yudhoyono, Indonesia busca explotar dos factores: su cercanía al principal hub portuario-comercial mundial y al 50% de la población mundial (Asia del Este, India y Australia), y su dotación de recursos naturales.

IndonesiaFuente: Indonesia Masterplan 2025

Map (Christian Science Monitor)Fuente: Asia-Pacific Journal

En materia de recursos naturales, el país asiático da cuenta de sus ventajas en gas natural, carbón, energía geotermal, aceite de palma, cacao, estaño, níquel y bauxita. A nivel regional, el Plan Maestro señala la dotación de recursos de los diversos “corredores económicos”, y crea infraestructura para potenciarlos:

Corredor Sumatra: recursos naturales y reservas energéticas.

Corredor Java: industria y servicios.

–  Corredor Kalimantan: recursos mineros y energéticos.

–  Corredor Sulawesi: recursos alimenticios, acuáticos, energéticos y mineros.

–  Corredor Bali-Nusa Tenggasa: turismo y alimentos.

–  Corredor Papúa-Maluku: recursos alimenticios, acuáticos energéticos y mineros.  

Indonesia procura cuidar todos los activos nacionales mediante la incorporación de medios militares. La iniciativa Minumum Essential Force (MEF) de 2005, concibe prioritaria la adquisición y modernización de medios. La MEF busca lidiar con problemas internos (separatismos, terrorismo, desastres naturales, contrabando) y externos (eventualmente, China, Malasia, Australia, etc.).

Actualmente, la prioridad en materia de adquisiciones está dada por la necesidad de disponer de tropas aerotransportadas y medios para despliegue anfibio, críticos para una nación insular. En estos campos las Fuerzas Armadas de Indonesia vieron reducidas sus capacidades por el embargo que EEUU, y en menor medida, Europa, impuso al país por masacres en Timor del Este durante los ‘90.

Para alcanzar ese objetivo el gobierno ha promovido la Ley de Industria de la Defensa, que busca formalizar los “offsets”; esencialmente, acuerdos de transferencia de tecnología por parte del proveedor del armamento. Entre los socios tradicionales se encuentran Países Bajos, Alemania y Francia (vía EADS), pero recientemente se han abierto las puertas para que Corea del Sur, Rusia y China aumenten su peso en este sector.

Conclusión

Más allá de los diversos desafíos de organización territorial que encuentra Indonesia, es destacable el hecho de que en su pensamiento nacional se sostenga una mirada geoestratégica. Por un lado, coordina las acciones de política exterior tomando en cuenta los cambios geopolíticos del mundo (alteración de rutas estratégicas y centros de recursos); por otro, concibe que el Estado debe ocupar un rol importante en la planificación territorial, estimulando las ventajas relativas que cada parte de la nación dispone.

Back to Top