Evento: «El desarrollo de África: actualidad y perspectivas de su economía»

conf en cari africa

El día 22 de septiembre del corriente año se llevó a cabo la sesión académica El desarrollo de África: actualidad y perspectivas de su economía, organizada conjuntamente por el Centro de Documentación de Estudios Africanos (CDEA) del Centro Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y la Embajada del Reino de Marruecos.

La sala contó con la presencia de embajadores y diplomáticos de distintos países, principalmente de África, así como también empresarios y académicos.

El panel se integró por el embajador de Marruecos en Argentina, Fouad Yazourh, por el presidente del CARI y exministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina, Adalberto Rodríguez Giavarini, que ofició de moderador, y como expositor se presentó Omar Kabbaj, consejero del rey de Marruecos y poseedor el título de Caballero de la Orden del Trono de Marruecos, quien además es expresidente del Banco Africano de Desarrollo (1995-2005) y exministro de Economía (1993-1995). Anteriormente fue miembro del Comité Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (1980-1993) y miembro del Comité Ejecutivo del Banco Mundial (1979-1980).

La exposición se centró en el crecimiento y evolución de África gracias al interés de la comunidad internacional en el continente, logrando ser parte del 3% del comercio mundial, y como consecuencia de la globalización, el continente aumentó su capacidad competitiva. Asimismo, los desarrollos tecnológicos, principalmente el celular y la internet, han sido factores importantes en el desarrollo de la región. Muchos países de África subsahariana han logrado progresos y se han beneficiado de negocios con la Unión Europea, Estados Unidos, BRICS y fundamentalmente con China.

Kabbaj explicó que el crecimiento de África podría ser mayor si los gobiernos lograran encontrar una solución a los problemas de gobernanza y financiero. En este sentido, los países se ven afectados por una gran brecha en la distribución de recursos, pero principalmente en servicios esenciales tales como la salud, la educación, la alimentación y el acceso al agua, entre otros. Expuso que se puede dividir el continente en niveles de progreso, con mucha diferencia entre sí, siendo el norte la región más desarrollada y el sur, la menos desarrollada. Por este motivo, África posee, proporcionalmente, los valores más altos de pobreza a nivel mundial. Si bien hay buenos signos de crecimiento, según el orador el continente se ve obstaculizado por las problemáticas ya mencionadas a las que se suman diversos conflictos, que a pesar de que son menores que en el pasado, se siguen registrando en algunas zonas y países. Es por esto que África todavía necesita asistencia para muchos países que no alcanzaron el mismo nivel de crecimiento.

Según proyecciones, se espera que África tenga un continuo crecimiento de aproximadamente un 5% por año; sin embargo, Kabbaj resaltó que debido a la brecha de desarrollo, los países más pobres no notarán este crecimiento a nivel per cápita. En línea con las proyecciones de crecimiento, también se espera que la población se duplique para fin de siglo.

Hay que resaltar que para un mayor crecimiento económico es indispensable la inversión en industria, ya que la economía de la región se basa en la producción primaria, y paralelamente se debe desarrollar el sector privado.

En conclusión, África es la nueva frontera del futuro, pero los gobiernos deben encontrar una solución a las problemáticas que alejan las inversiones.

En la sesión se destacó la relación entre África y América latina, entendiendo que la baja cooperación económica se debe a la existencia de aparatos que son más competitivos que complementarios. Sin embargo, el embajador Yazourh resaltó la importancia de la cooperación con Argentina, haciendo hincapié en el desarrollo en inversiones tecnológicas para aplicar a la producción agrícola del país y contrastando con las falencias tecnológicas de África para el aprovechamiento de sus tierras. Finalmente, concluyó con las siguientes palabras: “No podemos vivir dando la espalda al mundo, ni posicionarnos como este u oeste, África está abierta al mundo porque lo necesita”.

Back to Top