Energia Solar Térmica, una nueva oportunidad

 
10 de junio de 2014
 
453583a2386600b0a1e8af4f5887fcb8
  
Por estos días en donde el gobierno ha decidido eliminar parte del esquema de subsidios a la energía (por ahora gas y agua) con este artículo queremos mostrar la existencia de alternativas que sustituyen a los hidrocarburos y que pueden ayudarnos a ser mucho más responsables con el medio ambiente y la racionalización de los recursos.
 
 
Un grupo de legisladores está trabajando en un proyecto de ley que incentive el uso de la Energía Solar Térmica como alternativa frente al gas y otros combustibles fósiles. La idea empieza a tomar forma cuando por estos días los consumidores, conociendo el aumento en los costos del gas y la electricidad, empieza a concientizarse acerca del uso de los recursos no renovables. Los bajos costos de la energía permitieron que durante años no se percibiera la importancia de racionalizar el consumo.
 
Hoy por hoy, esta situación deja de representar un obstáculo para el desarrollo de la energía solar térmica que pasa a convertirse en un sustituto ideal de los combustibles a medida que éstos se encarecen. Desde el punto de vista social, también representa una alternativa viable, teniendo en cuenta los altos costos que los sectores más pobres tienen que afrontar para calefaccionarse, teniendo en cuenta que, según datos oficiales del INDEC, el 39 % (sobre todo NEA y NOA) de los hogares en Argentina carecen de gas natural por redes debiendo utilizar garrafas, kerosene o leña.

 
Lo importante frente a esta oportunidad sería preguntarse cuál es el potencial que Argentina posee para el desarrollo de esta fuente de energía. Y en ese sentido, algunos estudios realizado por la Fundación Bariloche en el año 1997 permitiría demostrar que cerca del 25% del consumo energético total del sector residencial  correspondía al calentamiento de agua y de ese porcentaje el 26% del mismo corresponde a calefacción.
Visto y considerando estas potencialidades, el proyecto plantea la necesidad de generar esquemas de promoción similares a los ya establecidos para la energía eléctrica a través de la ley 26190 pero inexistentes para el aprovechamiento térmico.

 

Sistemas Solares Térmicos de Baja Temperatura
 
 
Los sistemas solares térmicos de baja temperatura están principalmente constituídos por tres elementos: un colector solar, un intercambiador de calor, y en la mayoría de los casos, un depósito acumulador.
El fluído almacenado en el colector solar captura la energía proveniente de la incidencia de los rayos solares y transmite, a través del intercambiador, el calor al fluído contenido en el depósito acumulador. Ese fluido será posteriormente utilizado como agua caliente o para calefacción.
 
 
 
Beneficios 
 
 
La energía solar térmica aparte de ser un recurso renovable, resulta un sustituto económico y limpio.
 
-Económico: permite la disminución de la utilización de hidrocarburos (sobre todo gas) propendiendo a una diversificación de la matriz energética argentina que, en la actualidad, resulta muy dependiente del gas natural. Un recurso que hoy resulta escaso y que en gran parte se importa desde Bolivia  como GN y Trinidad y Tobago, España, etc, como GNL. El estudio realizado por el investigador Salvador Gil de la UNSAM asegura que la utilización de equipos de calentamiento de agua podría generar un ahorro en términos de importación de energía, del orden de USD 27 mil millones en los próximos quince años.
 
-Limpio: Los  beneficios ambientales que implican el uso de este tipo de sistemas son no sólo la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero producto de la combustión sino también la disminución de las emisiones asociadas a la producción, transporte y distribución de hidrocarburos.
 
 

Algunos proyectos que ya están en marcha
 
 
El proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales-PERMER, y la Plataforma Solar Térmica del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) son algunas de las experiencias positivas que el país ha puesto en marcha. En marzo de 2014 el INTI también dió a conocer un sistema de ahorro de energía instalado en el comedor comunitario «El Portal de Belén», ubicado en el Barrio Porteño de Flores, destinado a proveer de agua caliente a través de un calefón solar. Un sistema que promueve el ahorro energético en lugares donde el consumo de energía es elevado.
 
solar32in
  

En conclusión, el avance de un proyecto de ley de este tipo resulta central no solo términos de eficiencia energética, usando los mínimos recursos energéticos posibles sino también de reducción en el porcentaje de uso de gas natural, que hoy constituye el principal componente de la matriz energética. Es decir, permitiría disminuir las importaciones de gas lo que resulta de gran importancia económica por estos días.
Para que este recurso sea atractivo, el proyecto que hoy se discute en el Senado, establece la necesidad de contar con algunos incentivos tales como: el otorgamiento de beneficios  fiscales por diez años y de promoción de inversiones a las empresas que fabrican y operan estos sistemas; el establecimiento de una línea de especial de crédito para la adquisición de estos equipos y la obligatoriedad a partir del tercer año de reglamentación de la ley, de la instalación de estos sistemas en el 60% de las viviendas sociales, los centros de salud y los establecimientos educativos estatales (nacionales y provinciales) y de todas las viviendas, centros de salud y establecimientos educativos a partir del sexto año.

 

 
Back to Top