El ISIS como 9° productor de crudo de la OPEP.

En estos días salieron varias noticias en relación al financiamiento de las actividades del ISIS. Un artículo de El Economista expresa que si se tiene en cuenta los datos de producción de crudo en Siria e Iraq previos al inicio del conflicto y los que manejan ahora, sin olvidar que se trata de un crudo que no ha desaparecido de la oferta mundial, la organización puede estar produciendo entre 1,5 y 2 millones de barriles diarios, una cantidad que los situaría en el noveno puesto de producción de petróleo de la OPEP.

isis oil

Este cálculo lo hacen descartando que se haya perdido parte de la producción por la destrucción de los yacimientos, ya que “por parte de occidente no ha habido -hasta ahora- ataques a las instalaciones de Siria e Iraq y los que han llevado a cabo Turquía y las fuerzas iraquíes no han sido muy significativos”. A esto se suma que desde septiembre el ISIS controla todos los yacimientos de petróleo de Siria, quedando este último dependiendo del combustible que Irán le suministre.

Según ciudadanos sirios que accedieron a hablar con Financial Times en octubre pasado, los terroristas contratan expertos en el sector, ingenieros, trabajadores cualificados, entre otros; a quienes el ISIS les ofrece salarios competitivos acordes con la experiencia de cada trabajador. La principal vía de venta es a traders a través de camiones cisternas (otros medios han sido en barcos, a pie, o a caballo), los cuales de julio a octubre del corriente se dirigían principalmente a los kurdos-iraquíes, y ellos lo revendían a Turquía o traders iraníes.

Los traders estacionan en largas filas, a la espera de llenar sus tanques, y compran el crudo en torno a US$25 y 45 dólares según la calidad del crudo, para después venderlo a refinerías o intermediarios a precio de mercado. A diferencia de la OPEP/El Economista, Financial Times estima que consiguen US$1,5 millones por día, basándose en que producen por día entre 34mil y 40mil barriles de crudo, vendiéndolo entre US$20 y US$45.

Una de las principales críticas que recibían las potencias extranjeras (en particular Estados Unidos) en este enfrentamiento, es que atacaban a objetivos erróneos: se destruyó algunos camiones que llevaban petróleo a los mercados, cuando muy probablemente esos camiones ya habían pagado al ISIS el precio que piden por ello. Es decir, el flujo de dinero hacia el ISIS persistía. Además, Estados Unidos se resistía a atacar esta principal vía de distribución por temor a las bajas civiles, como también al hecho de que en caso de derrotar al ISIS en ciertas refinerías o yacimientos, sería difícil de volver a ponerlos en funcionamiento si se destruían los mismos.

Mientras que la campaña aérea encabezada por Estados Unidos ha llevado a cabo ataques aéreos contra refinerías de petróleo y otras instalaciones de producción en el Este de Siria controlados por Daesh o ISIS, los ingenieros de la organización han sido capaces de reparar rápidamente los daños y mantener fluyendo el petróleo, dijeron funcionarios estadounidenses en un artículo del New York Times el pasado 12 de noviembre.

Pero luego de los hechos vividos en Francia, sí comenzaron a destruir alguna infraestructura en los campos petrolíferos: equipos de fuel oil y estaciones de bombeo, buscando centrarse en lograr daños que tomen más tiempo repararse, aun con el foco en su distribución.

El Pentágono ha bautizado la misión actual como Tidal Wave II, mismo nombre que la campaña durante la II Guerra Mundial atacando la infraestructura petrolera en manos de Hitler en Rumania. Desde el inicio de la Operación Tidal Wave II en octubre, la coalición ha llevado a cabo un ataque masivo en el campo petrolero Omar cerca de Deir el-Zour (Siria). El pasado 17 de noviembre, un comunicado del Departamento de Defensa dice que con esta misión se destruyó 116 camiones cisternas utilizando aviones de combate A-10 y AC-130 artillados. El objetivo de la operación en las próximas semanas es paralizar ocho grandes yacimientos de petróleo, alrededor de dos tercios de las refinerías y otros sitios de producción de petróleo controladas por el ISIS. Asimismo, un panel de expertos en dicha cuestión de la ONU instó al Consejo de Seguridad de que solicite a los países vecinos que detengan los camiones que deseen salir de los territorios ocupados en busca de mercados.

Back to Top