El ascenso de las máquinas: el efecto de la robótica en las Relaciones Internacionales

img_17

 

De acuerdo al informe “World Robotics – Industrial Robots 2015” de la International Federation of Robotics (IFR) el 2014 fue el año en el que más robots se adquirieron. Es importante tener en cuenta que en 2002 se vendieron 69.000 y, en 2014, 229.000; un crecimiento del 232%.
El actual nivel de ventas se explica por los avances técnicos dados y la aceptación de una mayor automatización en la producción desde 2010.

 

 Principales mercados

Ahora bien, hay que saber quién es quién en este mercado. Los principales consumidores son: China, Japón, EEUU, Corea del Sur y Alemania, que explican el 70% de las compras mundiales.

China, por el aumento de compras entre 2010 y 2014, creció 40% anual (promedio), impulsado por la modernización que las empresas están llevando a cabo -plan apoyado por el gobierno-. Por ello, probablemente siga siendo uno de los mercados más dinámicos y de mayor tamaño.


Robótica 1

 

Por otro lado, es importante entender algunas cuestiones respecto a las compras de EEUU y Alemania, países occidentales que se encuentran en un contexto de crisis económica.

– En el caso de EEUU las compras forman parte de la política de “traer de regreso la manufactura”, luego de que la competencia asiática afectara a varias industrias, especialmente durante la última década y media.

– En el caso de Alemania, a pesar de ser un país con una cantidad de robots alta, sigue procediendo en la adquisición de estos productos para la industria automotriz. Con esto, evita la crisis económica local, aunque sigue generando tensiones con sus vecinos de la Zona Euro.

En lo que respecta a Latinoamérica, queda en claro que el mercado robótico se focaliza en México y Brasil. El primero adquirió 2.500 unidades el último año, especialmente para el sector automotriz. El segundo, adquirió 1.266 unidades en 2014, aunque se espera que para 2018 duplique esa cifra, llegando a los 3.000. El uso de los robots en Brasil es más variado, aunque la industria automotriz también tiene un peso relevante.
Argentina, aunque tiene un sector automotriz bastante tecnificado, tiene un peso menor en la adquisición de robots. Para encontrar una mención del país en los informes de la IFR debemos ir a 2011, en donde se informa que Argentina adquirió 407 unidades.

 

 Principales Sectores

Los dos sectores que son líderes en robótica son el automotriz y el electrónico/metalúrgico. Sobre este último cabe explayarse un poco más ya que reúne a gran diversidad de productos. Por ejemplo, en esta categoría se incluyen computadoras, radios, instrumentos médicos, equipos ópticos y de precisión, etc.

Robótica 2

Como puede observarse, la industria automotriz lidera, superando a la electrónica/metalúrgica (casi que duplica la adquisición de robots en 2014).
A su vez, las industrias que menos han incorporado a la robótica han sido la química, plásticos y gomas, y la de la alimentación.

 

Principales productores

En términos de líderes en la industria, no debe sorprender que la mayoría sean europeos y japoneses: Yaskawa (Japón), Fanuc (Japón), KUKA (Alemania), ABB (Suiza y Suecia), Kawasaky (Japón), Fujikoshi (Japón). De todos modos, parte de estas empresas tienen plantas de producción en EEUU, por su alianza con Japón, razón por la cual este país es un jugador importante aunque la fábrica no tenga origen nativo.

Robótica 3

Conclusiones: Impacto de la tecnología en las Relaciones Internacionales

La tendencia creciente a la incorporación de robots en las industrias se va haciendo presente a lo largo del globo y seguramente se mantendrá.
Uno de los mayores avances que seguramente difundirá el uso de los robots durante la próxima década estará dado por la simplificación en el uso de robots, reduciendo su tamaño y costos de utilización. Esto permitirá que puedan ser empleados por PYMEs, de tal manera que se multiplique su uso en todas las escalas; ya que hoy día se concentra su uso en las grandes empresas. Un ejemplo interesante es BAXTER:

http://www.rethinkrobotics.com/baxter/

Esta expansión prevista conlleva a varios dilemas:

1. Por un lado, la capacidad productiva de los países se va separando de la creación de empleo. Si bien la robótica “crea” trabajos calificados, no son en igual proporción que los “quitados” que no son calificados.

Por ello, particularmente en EEUU y Europa -las economías más tecnificadas en Occidente- habrá que ver cómo se balancean demandas sociales y política exterior.
Por ejemplo, Acuerdos de Libre Comercio (como el TTIP o TPP) podrían ser más cuestionados. La falta de empleo y poca perspectiva de inserción laboral genera el temor de que los “nuevos socios” contribuyan a aumentar el desempleo, como ocurrió recientemente con el Trans Pacific Partnership (TPP). Aunque éste resultó aprobado, no estuvo libre de polémicas.

2. Por otro lado, en la periferia se continuarán separando las regiones desarrolladas de las atrasadas. Ello se producirá especialmente porque la brecha social continúa siendo abrupta y gran parte de la población no será capaz de insertarse en este nuevo paradigma productivo (donde los requerimientos educativos técnicos serán críticos).

Por ello, y por las tensiones sociales ya existentes, esta tendencia del avance tecnológico podría no sólo afectar la política exterior sino también la estabilidad en general.
Todo esto no significa que todo avance tecnológico deba verse como una amenaza y sea conveniente demorar su incorporación. Ese curso de política da opciones son poco alentadoras:

– Un caso de “evasión de la tecnología” es Corea del Norte, que no mecanizó el campo para que más gente trabaje en él.

– Otro caso es China entre los ’80 a la actualidad, que favoreció la instalación de empresas como Foxconn (taiwanesa) que utilizan mano de obra en lugar de robots. Claro está, esa estrategia se repite en otros países como Vietnam, Bangladesh, etc.

Sin embargo, vale decir que, en función de la tendencia a incorporar robots, parecería que China comprende que el bienestar social que la mano de obra intensiva genera es muy limitado.
Sobre esto último, es importante tener en mente el anuncio de Samsung tendiente a mecanizar para 2018 todas sus fábricas para así dejar de utilizar mano de obra barata en China. El golpe aquí es económico y político, y este tipo de anuncios son los que están llevando a Beijing a fomentar la tecnificación de la industria; la industria mano de obra intensiva estará cada vez más amenazada.
Esto nos lleva a otra de las consecuencias que tiene los avances tecnológicos sobre las Relaciones Internacionales: De tener éxito la “robotización” de la industria, China y otros países asiáticos de bajo costo laboral perderían sus ventajas comparativas.
Si eso sucede, podría considerarse la “una vuelta a Occidente”, que recuperaría el poder económico perdido en los últimos tiempos.
En cuanto a Argentina, la robotización quizás ayude a los industriales nacionales a mejorar precio frente a los productos asiáticos que le quitan mercado a las manufacturas argentinas. Con poca población pero buenos Recursos Humanos, la tecnificación resulta crítica y probablemente la única posibilidad que Argentina exporte bienes industriales más allá del MERCOSUR.

Desde luego también en Argentina se presentaría el dilema de robotización vs. empleo. Sin embargo, en el largo plazo debe entenderse que la robótica será -sin ningún lugar a dudas– una tecnología que separe a los países, dejando rezagados a los que no la incorporen.

Estas revoluciones tecnológicas, como la de la máquina de vapor para la industria, la de los contenedores para la logística o la revolución verde para la agricultura, pueden elegir no tomarse. Pero eso nunca generó buenos resultados.

 

Bibliografía

– International Federation of Robotics (IFR), “World Robotics Industrial Robots 2012 y 2015

– Samsung Announces Plans To Replace Human Factory Workers With Robots By 2018

http://www.hngn.com/articles/141901/20151020/samsung-announces-plans-to-replace-human-factory-workers-with-robots-by-2018.htm

– Web Statista: www.statista.com

Back to Top