Cinco motivos que hacen prácticamente inviable al muro de Trump.

1) La GEOGRAFÍA presenta espacios muy heterogéneos: Desde el Río Grande, pasando por el desierto de Sinaloa y áreas urbanas que se desarrollan a ambos lados de la frontera (como Tijuana – San Diego; Mexicali – Calexico; etc.). Estás particularidades harán muy difícil la continuidad de un mismo muro.

2) Grandes extensiones de tierra se encuentran en manos PRIVADAS: de no ceder sus derechos, el Estado Federal tendría que comenzar demandas judiciales que – por lo menos – demorarían la construcción.

3) Algunas PROPIEDADES ESTADOUNIDENSES se quedarán DEL LADO MEXICANO: Existen complejos hoteleros y residencias que literalmente se encuentran pegadas a la frontera. Pero la construcción del muro no siempre podrá siempre seguir la línea imaginaria que es la frontera. Por lo tanto, en ciertas oportunidades quedarán estadounidenses del lado de México. Es el caso del complejo “River Bend Resort”, al Sur de Texas.

4) COSTO: La sola construcción del muro – según distintos cálculos – se llevaría entre 20.000 y 25.000 millones de dólares. Una cifra que supera los 19.400 millones de presupuesto correspondientes a la Customs and Border Protection (CBP) y la Immigration and Customs Enforcement (ICE) las dos agencias responsables de la frontera. Cifras aún todavía mayores se demandarán si Trump decide materializar su promesa de deportar a los 11 millones de inmigrantes ilegales. Para tener una dimensión de lo que esto significaría ténganse en cuenta que en 2015, EEUU alcanzó su record de deportaciones con 400.000 personas.

5) NO SERÁ FÁCIL QUE MÉXICO LO PAGUE: Trump afirmó que “de una forma u otra, los mexicanos pagaran por el muro”. La primera propuesta oficial que se conoció fue un arancel del 20% sobre las exportaciones mexicanas. Pero dicho arancel es ilegal dentro del NAFTA y para aplicarlo debería renegociarse todo el tratado. Aun asumiendo que Trump disolviera el NAFTA están presentes las reglas de la OMC. También se rumoreó la posibilidad de aumentar el costo del visado para los mexicanos o la creación de algún impuesto al envío de remesas. Pero tampoco son opciones viables. El visado demoraría mucho en recolectar 20.000 millones de dólares y el impuesto a las remesas podría ser ilegal.

Back to Top