Ciberguerra: un cambio en la Estructura del conflicto

Nueva imagen

El panorama internacional cada día se vuelve más complejo, no sólo por la diversidad de actores, sino por el aumento de diferentes conflictos. Desde la caída de la Unión Soviética, el crecimiento del capitalismo y el desarrollo de las nuevas tecnologías cambiaron la dinámica de hacer la guerra. Ahora bien, en los últimos 15 años, el mundo vive un cambio continuo de procesos informáticos en donde la utilidad de internet es crucial para la vida del ciudadano.

Pero sin que nosotros nos demos cuenta, se está librando en el plano internacional, una guerra cibernética sin acontecimiento alguno, donde son participes no sólo los Estados, sino empresas transnacionales, organizaciones y diferentes grupos terroristas que utilizan este tipo de herramientas del nuevo siglo, como una forma más de perpetrar el poder.

La capacidad destructiva que puede ofrecer un ciberataque atrae las miradas de los estados con un desarrollo tecnológico lo suficientemente avanzado como para realizar operaciones en éste campo. El anonimato es uno de los grandes atractivos de la ciberguerra, la dificultad para detectar al agresor es una constante a la hora de investigar un ciberataque. Este tipo de ofensivas se utilizan para substraer información o causar caos dentro de una estructura.

Varios acontecimientos como lo ocurrido en el año 2007 en Estonia, donde siendo pioneros en ciberdefensa y de un cuerpo tecnológico de alta efectividad, la web del gobierno se vio afectada sufriendo así, alrededor de 1500 ingresos por segundo, saturando y dejando fuera de servicio al sistema. Otros hablan del inicio de una guerra informática con la implementación del gusano Stuxnet, en donde en junio del 2010, sacudió el mundo informático. Era el primer virus que podía reprogramar procesos industriales. El objetivo: las centrales nucleares iraníes. El New York Times y la BBC rastrearon el origen de Stuxnet hasta los gobiernos de Estados Unidos e Israel, aunque ambos luego rechazaron la acusación.

Estos ciberdelitos también traspasan las barreras estatales, ya que en el año 2009, el ataque supuestamente de origen chino contra los servidores de Google, llamada “Operación Aurora” terminó con la salida del gigante informático de la nación asiática. Por otro lado, los grupos terroristas como ISIS, utilizan los medios informáticos para difundir sus pensamientos fundamentalistas. En abril del año 2015, hackearon una cuenta de televisión importante de Francia, como la cadena de TV5 Monde así como sus sitios web y cuentas de medios sociales en donde su mensaje fue “En nombre de Alá, el clemente, misericordioso, el CiberCalifato sigue realizando su ciberjihad contra los enemigos del Estado Islamico”. Sin dudas, un arma de gran envergadura, pensando en futuros ataques de esta organización criminal, ya que posee desplazos totalmente transversales.

Un cambio rotundo referido a los teatros de operaciones que existían hasta el momento, ya que no hay un lugar físico, ni movilización de tropas o enormes gastos de traslados de artillería pesada. Sólo una buena inversión en tecnología de última generación y agentes informáticos que desarrollan estas acciones. Podemos referirnos a la ciberguerra como un quinto elemento más en la estructura de un conflicto, haciéndonos referencia a un teatro de conflicto invisible. Pero ¿es factible que se lo reconozca como tal? Si bien, la UE, Estados Unidos y diferentes países desarrollados cuentan con armas para contrarrestar estos ataques mediante actividades que realizan los cuerpo de ciberdefensa que poseen estos Estados, no existe en el orden internacional, un dictamen que rija y evalúe estos acontecimientos cibernéticos. Como ya sabemos, el sistema internacional es anárquico, pero en ella existen diferentes instituciones que tratan de regular el comportamiento de tales actores. La inexistencia de este último, y sabiendo que es muy complejo averiguar de dónde provino el ataque, hace repensar no sólo en su pronta regulación sino en la incorporación en el Derecho Internacional Humanitario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Back to Top