Cambio Climático 2014: Implicancias para el sector energético

Por Daniela Varela

Desde el 1 al 12 de diciembre, se está llevando a cabo la vigésima Conferencia de las Partes (COP20), órgano supremo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en la ciudad de Lima, Perú. Una de las metas principales de esta Conferencia consiste en terminar el borrador del acuerdo climático mundial de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) –en el marco de la Plataforma de Durban, que se explicará más adelante- para que sea firmado en su próxima edición de 2015: París COP21.

Conferencia de las Partes (COPs)

1- Mapa de las COP

Fuente: <http://www.cop20.pe/acerca-de-la-cop-20/>

Uno de los principios fundamentales de la CMNUCC (1994) es que todas las Partes tienen responsabilidades comunes, pero diferenciadas. Es decir, la responsabilidad de estabilizar las concentraciones de GEI en la atmósfera es de todos los países; no obstante, aquellos países industrializados que emiten y han emitido históricamente más que los países en desarrollo, tienen una responsabilidad mayor [1].

Mientras la CMNUCC solo alienta a los países a estabilizar las concentraciones a niveles que impidan alteraciones climáticas de origen antropogénico, el Protocolo de Kyoto (1997) establece compromisos cuantificados de limitación y reducción de GEI[2] para los países industrializados (países listados en el Anexo I del Protocolo), con miras a reducir en forma conjunta esas emisiones en no menos del 5,2% respecto a 1990 para el primer período de compromisos 2008-2012. Los demás países –No Anexo I- entre los que se encuentra Argentina, asumen su responsabilidad, pero no tienen objetivos cuantificados de reducción de emisiones. Para el sector energético, se traduce en que en virtud de compromisos internacionales de reducción de emisiones, no es una obligación modificar ninguna política nacional referida a diversificar la matriz energética o modificar procesos carbono-intensivos.

El primer período de compromisos del Protocolo Kyoto finalizó en 2012, y se está trabajando para alcanzar un nuevo acuerdo jurídicamente vinculante a alcanzarse el año próximo en París. En este sentido, con la ‘Plataforma de Durban’ que surgió de la COP17 en Sudáfrica, se busca que todas las Partes (excepto los países menos desarrollados y los pequeños Estados insulares) asuman algún compromiso de reducción de emisiones, por ejemplo contribuciones voluntarias. Pero durante las últimas dos COP (Durban 2012 y Varsovia 2013), preponderaron las discrepancias sobre el nuevo acuerdo y sobre la diferenciación de las obligaciones de los países industrializados y en desarrollo. Los primeros buscaron diluir el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, mientras los países en desarrollo lo sostuvieron resaltando que los principales responsables del Cambio Climático, son los grandes emisores históricos (los países desarrollados), como podrá verse en el siguiente gráfico, donde los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ocupan el mayor margen:

Emisiones mundiales de CO2 desde 1971 hasta 2012 por región (Mt de CO2)

2- Emisiones mundiales de CO2 desde 1971 hasta 2012 por región

Fuente: Agencia Internacional de la Energía. Key World energy Statistics 2014. Pág 45.

Bloques de negociación. Las negociaciones se organizan bajo el criterio de afinidad en temas específicos. Por ejemplo: la Alianza de los Pequeños Estados Insulares (AOSIS); coaliciones basadas en el poder como el Grupo de los 77 yChina (G77+China); grupos institucionales o formales como la Unión Europea; entre otros.

Argentina negocia en el Grupo ‘Like Minded Developing Countries on Climate Change’ (LMDC), el cual comenzó con países de renta medias, con aras de crecimiento respetando prioridades de desarrollo nacional, cada uno dentro de sus capacidades. En él se encuentran Arabia Saudita, China, India, Irán, Bolivia, Ecuador, Venezuela, entre otros.

Los países desarrollados (Grupo Umbrella y Unión Europea) no parecen dispuestos a asumir un acuerdo si los BASIC (Brasil, China, India y Sudáfrica) no asumen compromisos obligatorios [3]. Como podrá verse en el gráfico a continuación, estos países sostienen que el mundo cambió desde 1992 en adelante, y hoy las economías emergentes producen y emiten más que los desarrollados. Y como ya se ha dicho, junto con los BASIC también se ‘arrastraría’ a otros países en desarrollo, como la Argentina.

 

3- Emisiones de GEI por region

Fuente: OECD Environmental Outlook to 2050 (2012). Pág 23

A esto se agrega que Estados Unidos y China no forman parte del Protocolo de Kyoto, y por ende no tienen ningún compromiso frente al cambio climático, a pesar de que juntos son responsables de alrededor del 40% de las emisiones globales. Por eso, es un hecho histórico el plan conjunto anunciado por ambos mandatarios el pasado 12 de noviembre, en el que acordaron como objetivo limitar sus emisiones de GEI: Estados Unidos afirmó que en 2025 sus emisiones serían entre 26% y 28% menores a los niveles del 2005, y China ha fijado por primera vez un objetivo máximo de emisiones que se alcanzaría en el 2030 o antes, y aumentaría la proporción de energías alternativas en el consumo de energía primaria en un 20% para el 2030, lo que significa el doble de su capacidad actual.

Sector energético. Por ende, es de esperarse en esta COP20, que los países desarrollados presionen para que las demás Partes, como Argentina, asuman compromisos sectoriales en el nuevo acuerdo de 2015, debido a que China enfocará su política de reducción de emisiones en el sector energético.

Para este sector, significaría una mayor inserción de energías renovables en la matriz, la promoción de la energía nuclear, mayores esfuerzos en eficiencia energética, control de venteos, de fugas, fomentar el uso de biocombustibles para el transporte y centrales, fomentar el diseño energético de edificaciones y entornos urbanos, entre otros.

Según el Quinto Informe emitido en Noviembre del corriente por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), descarbonizar la generación de electricidad es un componente clave de las estrategias de mitigación, ya que la reducción de la intensidad de carbono en la generación ocurre más rápidamente que en la industria, edificios, y transporte.

Una de las maneras que proponen de viabilizar, es mediante la sustitución de centrales eléctricas de carbón, por centrales de ciclo combinado a gas natural que sean modernas y altamente eficientes, o por plantas de cogeneración siempre que haya gas natural disponible y que las emisiones fugitivas asociadas a la extracción y oferta sean bajas o mitigadas. Por otro lado, destacan a la energía nuclear y a la gestión de residuos para la producción de energía como fuentes de energía de bajas emisiones de GEI.

Por tanto, debe alcanzarse un equilibrio adecuado entre la creciente demanda de energía y la urgente necesidad de proteger el medio ambiente y el clima.

Referencias:

[1] Entre las responsabilidades de los países desarrollados se encuentran: recabar y compartir la información sobre las emisiones de GEI, las políticas nacionales y las prácticas óptimas; poner en marcha estrategias nacionales para abordar el problema de las emisiones de GEI y adaptarse a los impactos del cambio climático previstos, así como determinar la prestación de apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo; y cooperar para prepararse y adaptarse a los efectos del cambio climático.

[2] El Protocolo de Kioto entró en vigor el 16 de febrero de 2004 con la ratificación de Rusia, ya que el mismo preveía que para su entrada en vigencia debía ser ratificado por países que en conjunto fueran responsables del 55% de las emisiones de GEI. Argentina lo aprobó mediante la Ley 25.438 (2001). El Protocolo de Kyoto reconoce como GEI a: Dióxido de Carbono (CO2); metano (CH4); óxido nitroso (N2O); hidrofluorocarbonos (HFC); perfluorocarbonos (PFC) yhexafluoruro de azufre (SF6).

[3] Como expresa la segunda referencia, Rusia como País Anexo I, sí asumió su compromiso de reducción y limitación de emisiones de GEI. Por eso hace referencia a los BRICS, descontando a Rusia.

 

Fuente:

-Agencia Internacional de la Energía. Key World energy Statistics 2014.
-Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). OECD Environmental Outlook to 2050 (2012).
-Panel Intergubernamental de Cambio Climático, 2014: Cambio Climático 2014. Contribuciones del Grupo de Trabajo III al Quinto Informe del IPCC.
-Sitio web de la COP20, Perú. En: <http://www.cop20.pe/>.
Back to Top