Las rutas aéreas argentinas: factor clave para el desarrollo

Una tendencia creciente en las últimas décadas de la red aerocomercial a nivel global es la reducción de las tarifas, tanto en las aerolíneas tradicionales como en las low cost; por está razón, los últimos años registraron un aumento considerable en el tráfico mundial de pasajeros. En correspondencia con el tema anterior, y particularmente en Argentina, la firma estatal Aerolíneas Argentinas (AA) reportó un incremento de un 25% en el número de viajeros nacionales e internacionales (considerando el período comprendido entre febrero de 2017 y el mismo mes de 2015). Aunque el progreso sobre este asunto es significativo, aún queda un largo trayecto por emprender.  A continuación se exponen los beneficios de incentivar la red aerocomercial nacional, como así también,  se concluye que la reducción tarifaria y la mejora de la infraestructura per sé no implica un crecimiento exponencial de este sector.

 

1) Mejorar las tarifas y la operatividad de las rutas aéreas contribuiría a  promover el surgimiento de «centros internacionales» en metrópolis como Buenos Aires- Brasilia y Santiago de Chile permitiendo en estos lugares, un ágil intercambio sobre servicios financieros, negocios y tecnología del conocimiento.

 

2) A diferencia de lo que sucede en Europa, en dónde las ciudades se encuentran conectadas por un extenso mapa ferroviario, Sudamérica presenta grandes limitaciones geográficas.  Especialmente en el caso argentino, el país tiene como fronteras naturales los ríos Uruguay y Pepirí Guazú que lo separan de Brasil y la Cordillera de los Andes que lo separan de Chile. Por esta razón, la conexión aérea sería el medio más adecuado para facilitar el vínculo trilateral.

 

3) Optimizar la eficiencia de la red aerocomercial supone perfeccionar la infraestructura. Sin embargo, un avance en este sentido no necesariamente se corresponde con un mayor índice de operatividad en lo inmediato. Considerando los aeropuertos que integran el NOA, el aeropuerto de Salta es el único que verdaderamente ha logrado un diferencial, por causa de haberse posicionado este destino como el centro turístico principal del Noroeste argentino. En lo que respecta a la región de cuyo, el aeropuerto de Malargüe fue rediseñado con el objetivo de incentivar el tráfico con Chile, sin embargo, a la fecha, aún no ha dado los resultados esperados.

 

4) Derivado de lo anterior, una mejora de la infraestructura permitiría la utilización de una red sincrónica para transporte aéreo de cargas que conecte con el exterior.  Cabe mencionar que, esta clase de transporte no es de uso intensivo debido al alto costo que supone el traslado de las mercaderías, debido a lo cual, generalmente se afecta a la competitividad. Sin embargo, esta logística puede resultar útil en casos específicos tales como, la exportación de arándanos desde Tucumán hacia Miami. Si bien el caso tucumano ha sido por el momento exitoso, restará por verse qué sucede en el caso de que se busque expandir esta vía.

 

5) Los vuelos de cabotaje experimentaron un notable crecimiento (21% de incremento comparando junio de 2017 con igual mes del año anterior), pero la red doméstica creció menos que los vuelos internacionales y regionales (los vuelos regionales aumentaron en un 40%). Esto demuestro que para incentivar el crecimiento de la red doméstica es necesario idear medidas concretas. Un ejemplo de esto fue la creación de un Hub (centro de distribución de vuelos) en Córdoba que permite conectar el norte con el sur del país sin necesidad de pasar por Buenos Aires. Esta iniciativa dio como resultado un aumento interanual de un 55% en el número de pasajeros que transitan este aeropuerto (las cifras surgen de contrastar el número de pasajeros entre abril y septiembre de 2017 con respecto al mismo periodo del año anterior).

 

6) La ampliación de la red aerocomercial mediante la incorporación de rutas que incluyan países vecinos puede impactar positivamente en el sector turismo. En este sentido, un incremento de turistas chilenos en Iguazú motivó la creación de una nueva ruta: Santiago de Chile-Córdoba-Iguazú. De la misma manera, son cada vez más los turistas brasileños que optan por visitar destinos como Bariloche o Ushuaia sin pasar por Buenos Aires.

 

Back to Top