El problema de los derechos humanos y la justificación terrorista.

paris terror

La escalada de conflicto en Medio Oriente no para de crecer con el tiempo y en el horizonte no parece asomarse la luz de una resolución pacífica. Es por eso que muchos académicos están reviendo la situación de fondo para encontrar donde está esta dicotomía de valores irreconciliables en este denominado “Choque de Civilizaciones”. Lo que nos llama la atención aquí es al aspecto ético de la cuestión, más precisamente a que hemos encontrado en el terrorismo una limitación muy importante en nuestro sistema de derechos humanos tal como lo conocemos. La discusión de la ética moderna se encuentra en que ambos bandos, los terroristas, y los Estados utilizan a los derechos humanos en dos expresiones fundamentales, uno es el derecho a la vida y el otro es el derecho a la autodeterminación.

Los Estados constituidos:

Desde la perspectiva de aquellos Estados que se encuentran en la lucha contra el terrorismo necesitamos hacernos una pregunta fundamental ¿La ética que manejamos actualmente en los derechos humanos como curso de acción contra la ola terrorista es efectiva?
El dilema de los grandes Estados es que han hecho un pre-compromiso con el derecho a la vida, se han transformado bajo una doctrina pacifista, que tiene su impacto directo sobre el enemigo y sobre ellos mismos de modo que se auto limitan en tiempos de combatir el terror. En esta autolimitación quedan desarmados en una eventual amenaza de muerte ya que las operaciones de combate en oriente medio son tomados muchas veces como procedimientos policiales, cuando requisan pueblos puerta por puerta deben respetar protocolos unificados con las fuerzas de seguridad locales, otras veces en operaciones de combate abiertas tienen uso de fuerza letal, la fundamental restricción que encuentran es que de todas maneras siempre están bajo la lupa de la rendición de cuentas internacionales.

Las discusiones éticas se encuentran en el “deber ser”, ¿deberían abandonar los derechos humanos?, que sucedería si se eliminara la barrera del derecho a la vida, ¿se transformarían automáticamente en terroristas? ¿Volveríamos a la barbarie de sociedades antiguas?

Una de las posibles respuestas a estas interrogantes seria regirse por las “leyes de la guerra”, las cuales también tienen varios dilemas éticos, estas leyes se estipulan entre declaraciones de guerras entre estados, regidas por la convención de Ginebra y presentan sus limitaciones: bajo la convención se prohíbe ejecutar a prisioneros de guerra, lo cual potenciaría una eventual libertad para los terroristas que no pueden ser juzgados bajo el sistema penitenciario criminal dentro de cada Estado, que paradójicamente incluye también la pena de muerte, es decir, se puede ejecutar ciudadanos criminales, pero no prisioneros terroristas.

Como vemos aun observando superficialmente la situación en que se encuentran los estados en la lucha contra el terrorismo legislativamente a nivel local e internacional, damos cuenta muy rápidamente de las falencias y limitaciones que poseen al no lograr una legislación internacional elocuente para tratar con este tipo de conflictos.

En una segunda parte, analizamos cuales son los motivos de los terroristas, y cuál es el dilema ético con los derechos humanos.

Grupos terroristas:

Siguiendo la línea de pensamiento anterior, la autolimitación con la que contaban los grandes Estados, aquí no la tienen. Aquí no están limitados con el derecho a la vida ya que no tienen ningún pre- compromiso internacional porque no son un Estado constituido, así como tampoco tienen que rendir cuentas a la comunidad internacional.

La perspectiva aquí es muy diferente, la comunidad internacional debe rendir cuentas a ellos porque existe una gran asimetría de poder , ellos se encuentran en una enorme desventaja de medios para la lucha y enseguida encuentran una tangente por la cual escapar: los actos de terror.

Algo que no ha cambiado a lo largo del tiempo para el terrorismo es la justificación de las acciones, y este es otro dilema de los derechos humanos: El derecho a la auto determinación , cada vez que un grupo terrorista recurre al terror como método utiliza esta simple justificación, la opresión, la ocupación de su territorio, aplastado por la comunidad internacional .Esto ha sido así no solo en la actualidad , esta lucha y justificación la hemos estudiado en las colonias antiguas y nunca se han detenido se vive esta situación actualmente en Palestina.

Sin embargo existe algo más para ser tomado en cuenta en estas circunstancias, el terror como medio para un fin, posee otras variables en su utilización más allá de su justificación y estas son sus motivaciones: Riqueza, contrabando, poder, crimen organizado, en cualquier territorio donde no se aplique la ley surge la criminalidad como modo de vida, el terror contribuye a esto en la medida de que es utilizado para infundir el temor en la propia población y mantener así un esquema de corrupción indefinidamente bajo esta justificación.

¿Cómo los derechos humanos que fueron creados con el fin específico de salvar y preservar la vida se ha convertido en un motivo más de matanzas indiscriminadas?

Dentro de la justificación terrorista existe una visión ética completamente diferente a la occidental que si se ha visto antes en Europa durante las guerras mundiales, y ahora es muy difícil de concebir en la moral de las personas, para los terroristas no hay víctimas inocentes, los ciudadanos asesinados se han beneficiado de esta ocupación y son tan culpables como el Estado al que pertenecen.

Algunos autores han hablado del argumento del mal menor en el sentido de que los terroristas prefieren atacar blancos civiles en pos de un mal mayor que sería una ocupación permanente así como sus rivales suspenden libertades civiles y atacan a células sospechosas en pos de evitar un gran futuro ataque, o lo que los americanos denominaron muy elocuentemente “guerra preventiva”.

Conciliación:

La centralidad en la dicotomía de los derechos radica en que son un “perfeccionamiento moral” de una sociedad de occidente, que necesita de la resolución de conflictos por medios pacíficos. Este tipo de evolución moral hacia una sociedad pacifica es extremadamente perjudicial, para aquellos grupos que claman ser oprimidos en su territorio, ven a estos derechos como una forma de subsumirse ante el poder y solo piensan en la injusticia que les produce el no avanzar en las negociaciones por estos medios, la única táctica que no dudan usar es aquella por la cual el débil se convierte en fuerte y viceversa, atacando a la sociedad desarmada , ya que los débiles no pueden darse el lujo de pelear limpiamente porque no ven forma de obtener una victoria.

Y este punto es fundamental, porque lo hemos visto en nuestra propia historia, cuando se han fundado los estados con las luchas que dieron origen a los mismos, nos planteamos la revolución ante las libertades aplastadas y la opresión de las aspiraciones humanas, hoy en día estas mismas luchas pondrían en tela de juicio las fallas del sistema de derechos humanos, es por eso que en el devenir de la humanidad va a ser necesario encontrar la forma de reconciliación.

Lo que se desprende de la historia es que las amenazas a un estilo de vida siempre han sido eliminadas por la fuerza, en definitiva, muy pocas luchas se han ganado con una perfección moral, pocos ejemplos habidos en la historia son faros de esperanza: Gandhi , Luther King, el interrogante aquí es si vamos a necesitar un nuevo sistema de derechos universales que garantice a ambos las necesidades en pugna, o iremos directamente a una lucha por eliminación de opuestos que puede costarle otro siglo a la humanidad.

Back to Top